A menudo, cuando nos posicionamos como militantes de la causa antiespecista se nos pregunta nuestra opinión sobre el aborto.

debate sobre el aborto
123rf Limited©olgasab

Las dos posiciones sobre el aborto

El núcleo de este debate se sostiene básicamente en dos pilares: para las personas contrarias, el principal motivo para prohibir la interrupción artificial del embarazo es el derecho del feto a poder vivir, puesto que se le considera ya una vida y por lo tanto el aborto constituye un acto ilegítimo; para los favorables, los argumentos se basan en el derecho individual de la mujer a poder elegir si se encuentra capacitada para seguir adelante o no con el embarazo, así como en las posibilidades de poder ofrecer unas condiciones de vida dignas al futuro bebé. No obstante, el debate se encuentra lleno de matices, puesto que existen muchas circunstancias y casuísticas tan diversas como complejas y que pueden crear matices en la formación de las opiniones personales, así que podemos concluir que no hay posicionamiento ni único, ni unitario entre todas las veganas.

No existe una postura homogénea

En relación con el animalismo, aunque nos pueda sorprender, en muchas ocasiones cuando defendemos nuestros principios morales a favor de la ética antiespecista se nos pregunta nuestra opinión respecto a la cuestión del aborto, pues éste es también un debate que suscita controversia bioética en algunas personas. A veces, incluso se nos reprocha el hecho de no posicionarnos contrarios al aborto, pues algunas de las personas que lo consideran un atentado a los valores en pro de la vida consideran que los veganos solo nos preocupamos de los Derechos Animales y descuidamos los Derechos Humanos.

Lógicamente, entre personas veganas no existe una postura homogénea con relación a esta cuestión moral, más bien, podríamos decir que encontramos tantas opiniones, razonamientos y matices, como tantas personas veganas hay en el mundo. La ética de una persona vegana, debido a su toma de decisiones conscientes para evitar el sufrimiento, esclavización y muerte de animales no humanos, genera múltiples beneficios más allá de la consideración animalista, pues dejar de consumir productos de origen animal implica la no contribución a una de las industrias que causa más explotación laboral, mayor impacto medioambiental y derroche de recursos naturales básicos como agua potable y cereales.

Entre personas veganas no existe una postura homogénea con relación a esta cuestión moral

Orígenes históricos del aborto

Si analizamos los orígenes históricos del aborto, veremos que la práctica relativa a la interrupción voluntaria del embarazo es muy antigua y su noción ha variado a lo largo de los siglos, según la época y el contexto cultural, pues en algunos períodos históricos ha sido una práctica aceptada con cierta naturalidad y tolerada por la legislación o moralidad colectiva. En otras épocas ha sido un acto condenado legal y moralmente e incluso motivo para la estigmatización social excluyente.

123rf Limited©Serhii Radachynskyi

Sin embargo, lo cierto es que el aborto, de una forma u otra, ha existido desde tiempos inmemoriales, pues así lo han atestiguado diversos hallazgos en excavaciones arqueológicas a lo largo y ancho del mundo. En el llamado Papiro de Ebers, un texto del Antiguo Egipto escrito hacia el año 1500 a.C., se mencionan algunas plantas a las que se atribuía la propiedad de detener el embarazo. En grandes clásicos literarios, como en la Historia Natural de Plinio el Viejo, se atribuyen propiedades abortivas a plantas como la ajedrea, función que parece que ya era conocida en la Antigua Grecia. El hallazgo arqueológico de ciertos instrumentos metálicos y menciones en fuentes escritas nos atestiguan que también se sometía a las mujeres a procedimientos quirúrgicos muy peligrosos, que por lo general eran llevados a cabo por una comadrona o incluso por la propia mujer embarazada, pero casi nunca por médicos. En el siglo I a.C, el poeta romano Ovidio ya advertía de los riesgos de tales prácticas.

En la cultura hebrea y el mundo paleocristiano prevalecía el deseo de poblar el territorio para defender la propia supervivencia comunitaria y poder perpetuar la cultura y la religión, en consecuencia, la fecundidad se consideraba como parte de la voluntad divina y por lo tanto la interrupción deliberada del embarazo constituía una deshonra de la obra de Dios.

El aborto en la actualidad: el caso Roe contra Wade

En la época contemporánea, podemos afirmar que la historia del aborto trata de desobediencia y de lucha por los derechos de la mujer. En este transcurso, el primer caso de jurisprudencia en pro del derecho al aborto lo encontramos en EE UU en 1973, cuando éste se despenalizó a raíz de una controvertida sentencia histórica de la Corte Suprema, conocida como el caso Roe contra Wade. Este caso fue protagonizado por dos jóvenes abogadas recién graduadas en la Facultad de Derecho de la Universidad de Texas, Linda Coffee y Sarah Weddington. Dichas abogadas presentaron una demanda representando a Jane Roe, quien sostenía que su embarazo había sido consecuencia de una violación. El fiscal del Condado de Dallas, Henry Wade, representante del Estado de Texas se oponía firmemente a la interrupción de la gestación, pero, aunque finalmente el Tribunal del Distrito falló a favor de la demandante, debido a la lentitud del proceso judicial, Jane Roe dio a luz a una niña y la bebé fue dada en adopción.

En la época contemporánea, podemos afirmar que la historia del aborto trata de desobediencia y de lucha por los derechos de la mujer

Aun así, el Tribunal rechazó establecer cualquier despenalización de la ley sobre el aborto. Entonces, el caso fue apelado en reiteradas ocasiones hasta llegar a la Corte Suprema, que, tras una larga batalla jurídica, decidió que las mujeres, amparadas en el derecho a la privacidad, podían elegir si continuaban o no con el embarazo; este derecho se consideraba fundamental bajo la protección de la Constitución de los EE. UU. y, por tanto, ningún estado podría legislar en su contra.​

La situación en España

En España, el aborto estuvo tipificado como delito en el Código Penal desde 1822, estableciendo penas de reclusión de 14 años para los profesionales que lo facilitaran y de 8 años para las mujeres que abortaran. En 1983 se modificó el artículo 417 del Código Penal de 1944, en el que despenalizó el aborto en 3 casos: peligro grave para la vida de la madre, la violación y las taras físicas o psíquicas del feto. La legislación actual de 2010 (modificada en 2015) permite la interrupción del embarazo hasta las 14 semanas de gestación, fuera de este plazo está tipificado en el Código Penal, en los artículos 145 y 145 bis.

Leyes hechas por hombres

Tras este breve repaso histórico, deberíamos notar que la moralidad y la legislación han estado dominadas por los hombres y esto ha condicionado las creencias respecto a la interrupción del embarazo.

A partir del avance de teorías desarrolladas por mujeres que han considerado la perspectiva de género, se ha enfatizado otro tipo de valores

Las grandes teorías éticas, base de las normas jurídicas del pasado, han sido hechas exclusivamente por hombres. Estas teorías reflejan únicamente el pensamiento masculino, puesto que la perspectiva masculina se nos ha presentado como universal y neutra, y, a lo largo de la historia, la legislación ha expresado muy poca preocupación por los intereses que concretamente afectan a las mujeres. A partir del avance de teorías desarrolladas por mujeres que han considerado la perspectiva de género, se ha enfatizado otro tipo de valores. La irrupción del pensamiento femenino y feminista ha contribuido más allá de los intereses de las mujeres, pues ha sido de gran ayuda en la protección de la infancia, abolición de la esclavitud y derechos para las especies no humanas y medioambiente.

Autora: Helena Escoda Casas, Licenciada en Historia (UAB)

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Junio 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here