El uso de términos especistas es algo habitual en nuestro lenguaje, de hecho, la lengua es una primera clasificación del mundo y la herramienta con la que el ser humano organiza la realidad. Por eso el rol del lenguaje en la construcción de nuestra manera de entender y relacionarnos con el entorno (incluso con nosotros mismos), es fundamental. Aunque, por otro lado, nuestra forma de expresarnos también está influenciada por las estructuras sociales, es decir, es un fenómeno bidireccional.

El uso de términos especistas es un habla normal
123rf Limited©Antonio Guillem

Sin embargo, el lenguaje y las palabras que utilizamos en nuestro día a día tienen poder para transformar conceptos, identidades y relaciones sociales. Pero también para reproducir y mantener sistemas de opresión y discriminación.

Términos especistas en nuestro lenguaje

De ahí que desde los colectivos feministas se haga tanto hincapié en el uso del lenguaje cotidiano, lleno de alusiones sexistas y generalizaciones que excluyen a la mitad de la población. Y aunque haya quien se empeñe en creer que la lengua es algo neutro, un mero canal de comunicación independiente y separado de las intenciones humanas, lo cierto es que influye en nuestras estructuras mentales, y a la vez es reflejo de ciertas realidades. Esto se ve muy claro en el tipo de expresiones especistas que utilizamos normalmente y que tenemos profundamente interiorizadas, hasta tal punto que incluso a las personas que luchamos contra este tipo de discriminación, nos cuesta desprendernos de ellas. La mayoría de estos términos perpetúan prejuicios totalmente falsos. Las personas que hemos estado en contacto con distintas especies de animales somos conscientes de ello, pero la mayoría de la población, desvinculada de la naturaleza y sus habitantes, ve reafirmadas sus ideas a través de esta forma de hablar.

El poder del lenguaje

‘Eres un animal’, es una de las frases más utilizadas como insulto, para referirnos a alguien bruto, agresivo. Una frase que ignora por completo un punto biológico básico: efectivamente los humanos también somos animales, y, por cierto, no demasiado cordiales, ni entre nosotros, ni con otras especies.  Las palabras modelan conceptos, ayudan a entender la realidad y defienden ideas y principios, a la vez que configuran la mentalidad de las sociedades y la percepción grupal de la justicia social. En la actualidad, se considera inaceptable, o al menos cuestionable, el uso de un lenguaje sexista, homofóbico, racista o discriminatorio para cualquier colectivo minoritario, sin embargo, no sucede lo mismo con los términos y expresiones especistas.

El lenguaje y las palabras que utilizamos en nuestro día a día tienen poder para transformar conceptos, identidades y relaciones sociales

Cuando utilizamos frases como ‘ser un conejillo de indias’, ’matar dos pájaros de un tiro’ o ‘coger el toro por los cuernos’, estamos normalizando la crueldad hacia los animales. Naturalizamos su dolor al decir ‘viajar como animales’, ‘le trataron como a un perro’, ‘ir cargado como un burro’ o ‘sangrar como un cerdo’.  Su sufrimiento se minimiza en frases como ‘andar como pollo sin cabeza’, ‘estar para el arrastre’, ‘más vale pájaro en mano’, ‘por la boca muere el pez’. Y su maltrato habitual se trivializa cuando se dice ‘a perro flaco todo son pulgas’, ‘poner la carne en el asador’, ‘le llegó su San Martín’, ‘muerto el perro se acabó la rabia’, ‘dar gato por liebre’, y muchas otras expresiones y refranes populares.

123rf Limited©Alexander Pokusay

El lenguaje humano degrada al resto de animales

Esta forma de hablar, no es casual, y a la vez que representa una realidad que hasta ahora ha sido incuestionable, nos insensibiliza ante las situaciones de injusticia y abuso que sufren los animales no humanos. Pero, además, el lenguaje los degrada constantemente, con el objetivo de mantenerlos situados en una posición de inferioridad con respecto a una supuesta supremacía humana. ‘Cerdo’, se suele decir para insultar a alguien con escasos hábitos de higiene. ‘Zorra’, es el término elegido para designar a las mujeres con una vida sexual activa. ‘Burro’, se dice para hacer referencia a alguien con escasas aptitudes intelectuales. ‘Rata’, como sinónimo de tacaño, ‘perro’, para dar a entender que alguien es vago, o ‘gallina’, término que se usa como equivalente a cobarde.

Cuando utilizamos frases como ‘ser un conejillo de indias’, ’matar dos pájaros de un tiro’ o ‘coger el toro por los cuernos’, estamos normalizando la crueldad hacia los animales

Curiosamente, los cerdos son especialmente cuidadosos con su aseo y solo huelen mal cuando están encerrados en pocilgas. Las zorras tienen nada más que un par de celos al año, y los burros simplemente son tímidos y de carácter sensible. Las ratas tienen un metabolismo muy rápido, de ahí que quieran toda la comida para ellas. Las gallinas huyen de sus depredadores como cualquier herbívoro, y los perros, si se muestran vagos y desmotivados, claramente están sufriendo algún problema de salud o de maltrato.

Tal vez sea el momento de revisar cómo nos referimos a los demás animales en nuestra forma de hablar cotidiana, para hacer un esfuerzo y erradicar esas expresiones que normalizan el maltrato y el desprecio hacia otras especies.

Autora: Noemí Alba, Activista por los derechos de los animales

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Junio 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here