En plena polémica por la inclusión del lobo como especie protegida, la caza parece un negocio intocable. Ante las voces que claman en contra cada vez con más fuerza, la actividad cinegética se intenta blanquear presentándola a la sociedad como una herramienta necesaria y casi imprescindible para la gestión, el equilibrio y la conservación del medio ambiente.

La caza, ¿un negocio intocable?
123rf Limited@Irina Volkova

El lobby de la caza

Y bajo esa premisa recibe el apoyo económico de las administraciones. El debate está sobre la mesa desde hace décadas. La caza, por un lado, se ha convertido en un lobby con mucho poder y privilegios, donde se maneja mucho dinero. Un negocio, al fin y al cabo, que antepone sus intereses y trata de mantenerse sea como sea. Por otro lado, se encuentran los aficionados que empuñan la escopeta, y que a pesar de que intentan presentarse como verdaderos amantes de la naturaleza, sufren la desaprobación de una gran parte de la población, la mayoría. Se trata de una actividad anacrónica que intenta seguir teniendo acogida y aceptación dentro de una sociedad que ha evolucionado y ha desarrollado unos valores éticos más amplios.

Pero el sector de la caza afirma con rotundidad que las posturas en contra son propias de urbanitas desconectados de la naturaleza, que no entienden cómo funciona el mundo real, y que los verdaderos ecologistas son los cazadores. Siguen reivindicando que son sus balas las que controlan los ecosistemas y que solo a base de disparos se puede mantener el equilibrio, y evitar superpoblaciones, o cosas peores, como enfermedades contagiosas en humanos. Sin embargo, los datos, -y la simple observación, indican todo lo contrario.

Caza intensiva

En la actualidad, la modalidad de caza más frecuente es la intensiva, que se lleva a cabo en cotos privados donde se realizan sueltas periódicas de animales criados en granja cinegéticas, o bien se hacen repoblaciones de determinadas especies mediante el manejo de la alimentación. De esta manera se crea un escenario ideal para que ningún cazador se vaya sin su presa. La perdiz es una de las especies más utilizadas y que más claro ejemplifica los efectos de esta actividad.

La caza se ha convertido en un lobby con mucho poder y privilegios, donde se maneja mucho dinero

Según el Anuario de Estadística Forestal publicado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, en el año 2013 se cazaron 2.423.519 perdices en total en España, de las cuales 1.352.058 correspondían a sueltas, es decir un 55,7% de los ejemplares. La introducción masiva de esta ave en los cotos se está convirtiendo en un problema insostenible por las consecuencias negativas en la biodiversidad, ya que se están incluyendo híbridos de la perdiz roja con la chukar, y esto está desplazando a los ejemplares autóctonos.

Desequilibrios en los ecosistemas

Estas sueltas masivas suelen atraer a un gran número de depredadores, por lo que en muchos cotos es necesario recurrir a métodos -legales e ilegales-, para mantener el control de estas otras especies. Todo esto provoca graves desequilibrios en los ecosistemas, que dañan y desplazan a las poblaciones autóctonas, mientras por otro lado se producen sobrepoblaciones de especies como jabalíes, ciervos o conejos. Las grandes fincas destinadas a la caza mayor generalmente están cercadas con vallados perimetrales para mantener a los animales más accesibles para su caza, lo que implica que la biodiversidad vegetal se vaya dañando a causa de la suelta de animales en un número desproporcionado que pastan y ramonean en una superficie limitada.  Según los datos oficiales del Ministerio de Agricultura, la caza se cobra la vida de 25 millones al año en España, de los cuales la mayoría han sido criados, alimentados y soltados en los cotos, con un gran impacto sobre la biodiversidad. Así pues, cuando se presenta al cazador como una garantía de equilibrio medioambiental, se oculta que simplemente está haciendo frente a un problema que la propia industria cinegética ha provocado.

Creative Commons – Autor: MottaW

España: destino turístico de para amantes de la caza

Pero el lobby de la caza tiene ramificaciones en muchos sectores de la sociedad y mueve mucho dinero. El Ministerio de Cultura y Deportes revela que son más de 300.000 los federados en esta disciplina “deportiva”, una cifra que solo superan fútbol y baloncesto. Pero, además, España se presenta como un destino turístico de ensueño para extranjeros amantes de la caza, que frecuentan algunos de los cotos de caza más prestigiosos del país. Como por ejemplo Mata del Moral, Moratalla, El Crespo, La Nava, El Rececho o La Flamenca, todos ellos propiedad de acaudalados empresarios agrícolas o familias de la alta sociedad.

Cotos sociales

Luego están los cotos sociales, que están gestionados por las Comunidades Autónomas y funcionan por medio de licencias y pagos de cuotas. Los defensores de la caza sostienen que se trata de una actividad que genera el 0,3% de PIB, y efectivamente, mueve millones de euros al año, que, sin embargo, parecen quedarse siempre en las mismas manos, porque no impide el éxodo y el abandono de muchas zonas rurales empobrecidas. Por otra parte, los distintos Gobiernos ofrecen subvenciones anuales a cotos de caza y federaciones, todo ello pagado con dinero público.

Los distintos Gobiernos ofrecen subvenciones anuales a cotos de caza y federaciones, todo ello pagado con dinero público

Los datos del Ministerio de Agricultura Pesca y Medio Ambiente reflejan que 43.945.027 hectáreas están destinadas a la caza, de un total de 50.510.210 que conforman el territorio español. Es decir, el 87% del país es coto de caza. Estos cotos se dividen en cotos sociales, municipales, regionales, reservas de caza o cotos privados, siendo estos últimos los que más superficie abarcan, concretamente 29.098.095 hectáreas, distribuidas entre un total de 26.951 cotos privados de caza.

¿Cómo disfrutar de la naturaleza si no es cazando?

¿Y en qué lugar quedan los senderistas, aficionados al ciclismo, excursionistas, buscadores de setas, o personas que desean disfrutar tranquilamente de la naturaleza? En teoría, toda persona puede pasear por cualquier camino que esté indicado como coto de caza, ya que los cazadores tienen la obligación de guardar una distancia de seguridad, sin embargo, la realidad es que las normas no siempre se cumplen, y las consecuencias a veces son fatales. En la última década han fallecido cerca de trescientos cazadores, y solo en 2020 se registraron 605 víctimas (humanas) de la caza, de las cuales 51 fueron mortales. En enero de 2021 falleció de un disparo un vecino del Vallès Oriental (Barcelona) que simplemente se encontraba recogiendo piñas en el bosque.

Los perros: las víctimas indirectas

Conviene mencionar por último a las víctimas indirectas de la caza que son los perros, una realidad que el sector también se empeña en negar manipulando las cifras. Las miserables condiciones de los perros en las rehalas han sido denunciadas en muchas ocasiones, y de hecho este colectivo es responsable del mayor número de abandonos en el país. El estudio más completo sobre el abandono de perros es el realizado por la Fundación Affinity cuyos datos provienen directamente de las asociaciones y protectoras que trabajan a diario rescatando animales. Según estas informaciones, la caza se encuentra entre los tres principales motivos de abandono, y solo en Cataluña, más del 60% de perros rescatados son de caza. Sobre lo que no se pueden recabar datos es de todos aquellos que mueren por negligencias, enfermedades por falta de cuidados, en accidentes, o ejecutados.

El lobby cazador es poderoso e involucra a grandes empresarios, políticos, personalidades muy adineradas e influyentes, e incluso a la realeza. Pero no nos van a callar.

Autora: Noemí Alba, Activista por los derechos de los animales

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Abril 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here