Cuando alguien se identifica como vegano, y por tanto considera que evitar la explotación animal va más allá de la dieta, sabe que fomentar el veganismo es un aspecto esencial de su filosofía. Pero ¿fomentarlo dónde?

¿Cómo fomentar el veganismo en las instituciones y desde ellas?
123rf Limited©Dzianis Apolka

Por lo general, los veganos simplemente fomentan su filosofía en sus círculos de familiares y amigos, esperando que, con el tiempo, habrá suficientes veganos para que la explotación animal decrezca. Pero no es tan fácil. De momento no hay ningún país en el mundo donde el porcentaje de veganos supera el diez por ciento de la población, y por tanto, al ritmo actual, esta estrategia puede durar generaciones.

¿Cómo fomentar el veganismo más allá de nuestro círculo?

Sin embargo, hay otra manera. Fomentar el veganismo en las instituciones públicas y privadas puede avanzar la causa vegana mucho más rápidamente, ya que las instituciones tienen normas y políticas que, si se pueden cambiar, pueden modificar el comportamiento de mucha gente al mismo tiempo de forma instantánea. ¿Cómo se puede conseguir esto? Bien, hay dos maneras: desde fuera, y desde dentro.

Fomentar el veganismo en las instituciones públicas y privadas puede avanzar la causa vegana mucho más rápidamente

Influir en las decisiones institucionales desde fuera

Cualquier institución (un organismo creado para desempeñar una determinada labor cultural, científica, política o social) está formada por tomadores de decisiones, administradores, miembros e interesados. Por ejemplo, la institución mayor, un Gobierno de Estado, está formada por ministros, funcionarios, trabajadores y ciudadanos; o una sociedad benéfica no gubernamental está formada por directivos, empleados/voluntarios, miembros y beneficiarios. Todas las instituciones tienen reglas de funcionamiento, y mecanismos para modificarlas (en el caso de un gobierno, leyes u ordenanzas, y en el caso de ONGs, estatutos y reglamentos). El truco es, pues, influir las decisiones para que los que deciden modifiquen las normas de sus instituciones para avanzar en la causa vegana. Por ejemplo, haciendo obligatorio el suministro de opciones veganas (tanto en relación con la comida, ropa o cualquier otro servicio) a sus trabajadores, miembros o beneficiarios, o reduciendo (o prohibiendo) el uso o consumo de productos de explotación animal en su labor.

Los cabilderos

Desde fuera, aquellas personas que se dedican a influir tales decisiones se llaman técnicamente «cabilderos», ya que el cabildeo (conocido también como el termino inglés «lobbying») se refiere al proceso planificado de relaciones públicas ejercido para influir una decisión. En países donde ONGs veganas están bien desarrolladas tienen entre sus empleados cabilderos profesionales que trabajan de dos maneras principales: comunicándose directamente con los poderes de decisión (sin mediación de la opinión pública), o indirectamente movilizando la opinión pública para que se comunique con los poderes de decisión (con la recolección de firmas, correos electrónicos masivos, etc.).

El caso de Portugal

Un ejemplo de esto es lo que ocurrió en Portugal recientemente. En 2015 la Sociedad Vegetariana Portuguesa consiguió recoger más de 15.000 firmas de ciudadanos pidiendo que se creara una ley obligando el suministro de opciones vegetarianas (incluyendo opciones veganas) en comedores de instituciones públicas (prisiones, escuelas públicas, universidades, hospitales, etc.), y en marzo de 2017, la Asamblea Legislativa portuguesa aprobó tal ley. En varios países y regiones existen mecanismos políticos, como las ILPs (Iniciativas Legislativas Populares) que permiten crear nuevas leyes (o modificar las existentes) sin que sean los políticos quienes propongan el cambio, y un ejemplo seria la prohibición de las corridas de toros en Catalunya en el 2010 (la cual avanzó la causa vegana ya que veganos éticos están en contra no solo del maltrato animal sino también del uso de cualquier animal en espectáculos públicos).

Para ser efectivos, los cabilderos deben ser diplomáticos, tener una idea clara de cuál es la situación socio-política en relación a la decisión que quieren que se tome, ser capaces de mostrar un conocimiento  profundo del tema, y, sobre todo, tener buenos argumentos persuasivos (usar encuestas, investigaciones, estadísticas, opinión de expertos, etc.), lo que a menudo significa «vender» la decisión en términos de «beneficio» (por ejemplo, más popularidad, votos, prestigio, recursos, fondos, estabilidad laboral, coherencia ideológica, competitividad comercial o política, seguridad legal, etc.). Cuando hay varios cabilderos de diferentes organizaciones trabajando por un objetivo común, a menudo es bastante efectivo adoptar una táctica de «policía bueno y policía malo», uno comunicando los beneficios de tomar la decisión, y el otro las desventajas de no hacerlo. A veces, estos papeles «tácticos» son jugados de forma natural por miembros de diferentes organizaciones dependiendo de su carácter más «moderado» o «radical».

Influir en las decisiones institucionales desde dentro

La otra estrategia es hacerlo desde dentro. Cualquier miembro de una institución puede usar sus funciones para intentar cambiar las normas, lo que es más fácil si tal miembro llega a tener poder de decisión, pero si no, se trata de convencer a aquellos que están directamente «encima» con la intención de influenciar a sus superiores. Para que esto funcione se debe tener un conocimiento detallado de las normas internas de la organización, y a menudo también ayuda consultar con un experto de fuera (un abogado, un sindicalista, etc.).

Cualquier miembro de una institución puede usar sus funciones para intentar cambiar las normas.

Por ejemplo, mi caso. En 2016 una ONG británica de protección animal me contrató como Gerente de Política e Investigación, y después de unos meses me di cuenta de que el fondo de pensiones de tal organización estaba invirtiendo, entre otras, en empresas farmacéuticas que experimentan con animales (claramente en contra de los principios de veganismo ético). Usando los procedimientos internos normales de la institución (primero quejarme a mi jefe, el director de campañas, luego al director de operaciones, y finalmente al director general) intenté cambiar la situación, pero al final, después de más de un año presionando en vano, me despidieron. Yo no me di por vencido, y después de consultar a varios abogados empecé una querella contra la organización en el Tribunal de Empleo Inglés que al final fue exitosa, ya que en 2020 no solo fui compensado económicamente por mi despido ilícito y la ONG cambió su fondo de pensiones, sino que además, el juez promulgó que el veganismo ético es una creencia filosófica no-religiosa protegida por la Ley de Igualdad del 2010.

Se puede conseguir

En este caso, no solo conseguí avanzar la causa vegana en la institución donde yo trabajaba, sino que, dada la pronunciación del juez respecto a la ley de igualdad (que afecta tanto empresas como instituciones públicas o privadas), ahora el veganismo ético está reconocido en la Gran Bretaña como una característica protegida (como la religión, identidad de género, etc.), lo que ya ha estado generando varios cambios en muchas instituciones (cuerpos de bomberos suministrando uniformes sin cuero a bomberos veganos, escuelas ofreciendo opciones veganas en sus comedores, empresas suministrando leche vegetal a sus empleados, etc.).

Tanto desde fuera como desde dentro, el veganismo se puede fomentar en instituciones públicas o privadas, con voluntad, profesionalidad, estrategia, y perseverancia. La historia lo demuestra.

Autor: Jordi Casamitjana, Zoólogo especialista en comportamiento animal

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Marzo 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here