Alimentar el planeta de forma sostenible es uno de los retos que tenemos hoy en día, ya que actualmente se utiliza el equivalente a 1,5 planetas para proporcionar los recursos que empleamos y a la vez absorber nuestros residuos. Esto significa que nuestro planeta tarda un año y seis meses en regenerar lo que usamos en un año.

El reto de alimentar el planeta en las próximas décadas pasa por reducir el sufrimiento de los animales
Planta piloto de SuperMeat. ©SuperMeat’s

El coste medioambiental que este hecho supone sumado al sufrimiento evitable de miles de millones de animales, evidencia la necesidad de cambiar radicalmente nuestros hábitos de consumo por tres motivos de peso: nuestra salud, la ética ambiental y la ética animal.

¿Cómo alimentar el planeta de forma sostenible?

Afortunadamente, además de las opciones alimenticias que no implican el uso de animales, en todo el mundo, por el momento hay una docena de empresas que investigan la elaboración de pescado y carne in vitro, un sector que se estima podría estar valorado en unos 140.000 millones de dólares para 2029. La demanda de alternativas a la carne regular por motivos de salud o afán de protección animal y medioambiental también va en aumento. Distintos estudios científicos han señalado que las naciones más desarrolladas consumen más carne de la que es saludable para su población y para el planeta, mientras algunas investigaciones subrayan que su reducción es clave para combatir el cambio climático.

En este artículo queremos compartir aquellas iniciativas que comienzan a consolidarse en nuestro país y que en un futuro no muy lejano ofrecerán productos cárnicos para satisfacer la demanda de aquellas personas que se resisten a optar por una dieta libre de proteína animal.

Carne cultivada o in-vitro

También denominada carne artificial o “clean meat”. La única empresa en nuestro país que está desarrollando este producto es Biotech Foods, constituida en 2017, y ha conseguido financiación europea, así como el apoyo del gobierno español. En enero de 2019 tuvimos la oportunidad de visitar in situ su laboratorio y conocer a su equipo humano, así como el detalle de su funcionamiento. Sin duda, la carne cultivada consigue una alta producción con muy pocos animales, hasta tal punto que, en el caso de Biotech Foods, con una sola biopsia por animal se puede crear la carne equivalente a 50 cerdos, al tiempo que se obtiene un producto libre de grasas y antibióticos, y sin la necesidad de sacrificar ningún animal.

Ventajas

Aunque haya algunos aspectos de este proceso que queremos seguir valorando para ayudar a mejorar desde un punto ético hacia los animales, está claro que la producción ganadera está en su límite de sostenibilidad, y que se necesitan urgentemente nuevas vías de producción para ofrecer opciones más éticas. La carne “in vitro” representa, indudablemente, una solución para dos problemáticas fundamentales: la medioambiental, y la explotación animal, ya que puede ayudar a reducir considerablemente el número de animales usados para el consumo.

Este tipo de producción ofrece innumerables ventajas y sin duda promueve una obtención sostenible ya que evita el uso extensivo de terrenos y de agua que requiere la agricultura tradicional, al tiempo que reduce los gases de efecto invernadero que provoca la cría masiva de animales.

Inconvenientes

El único problema, desde nuestro punto de vista, es que las células musculares de base sí tienen que ser de origen animal. Para la producción de este tipo de carne, que en el caso de Biotech Foods es solamente de origen porcino, comienza con la biopsia del músculo del animal, que luego se reproduce por cultivo celular hasta conseguir una masa cárnica —con la marca Ethica Meat— y que puede utilizarse como materia prima para crear salchichas, hamburguesas, albóndigas o embutidos. Según nos informaron, la idea de la empresa es poder disponer de 6-7 cerdos durante 5 años: los animales vivirían en una granja extensiva bajo estrictos criterios de bienestar, y se les harían 3 biopsias indoloras, para extraer las células, cada año. Pasado este tiempo estos cerdos deberían ser remplazados por otros ejemplares más jóvenes y quizá es aquí donde se necesitará la colaboración de ONGs o santuarios de protección animal para poder garantizar una “jubilación” feliz a estos animales.

El único problema, desde nuestro punto de vista, es que las células musculares de base sí tienen que ser de origen animal

¿El lado positivo desde un punto de vista del bienestar animal? Las 3 biopsias a 1 sólo animal en 5 años permitirían la producción de 210 toneladas de carne, ¡el equivalente a la cantidad obtenida con el sacrificio de 2000 cerdos!

Carne cultivada de SuperMeat’s Blueberry Chicken. ©SuperMeat’s

Una técnica en desarrollo

La innovadora técnica sigue en proceso de desarrollo y aún no es posible encontrarla en el mercado español, básicamente por dos motivos. El primero de ellos es que se está trabajando en el marco regulatorio a nivel europeo, ya que el producto debe superar una serie de tests de seguridad que garanticen su consumo, y el segundo motivo es que se está trabajando para conseguir reducir los costes generando más cantidad de producto.

Desde FAADA seguimos de cerca la evolución de esta nueva alternativa sostenible, respetuosa con el planeta y con los animales, que deseamos pueda ser una realidad en España en un futuro a corto plazo para conseguir que toda la carne que se produzca no implique confinar ni matar a ningún ser vivo.

Singapur es el país pionero

Este es el caso de Singapur, el primer país del mundo que, tras cumplir con los requisitos sanitarios impuestos por la Agencia de Alimentación de la isla, ha autorizado la producción y la venta de nuggets de pollo elaborados a través del cultivo de células en laboratorio. Su producción no requiere del sacrificio de animales, ya que las células de origen pueden ser extraídas a través de biopsias realizadas a pollos vivos, a las que se suministra nutrientes provenientes de plantas para su transformación. Una compleja fabricación que no había obtenido hasta ahora luz verde por parte de ningún otro país del mundo. La disponibilidad de los nuggets de pollo será de momento limitada y restringida a un restaurante de Singapur, cuyo nombre no ha trascendido aún, ni tampoco la fecha en la que se pondrán a la venta.

Eat Just habla ya de un futuro en el que toda la carne será producida sin necesidad de matar a ni un solo animal

Debido a los altos costes de producción, el precio de partida será elevado, el correspondiente a un producto gourmet, si bien se espera que se vaya reduciendo a medida que aumente la oferta. Eat Just, la empresa inversora, ha asegurado que la manufactura tendrá lugar en una planta en Singapur. El respaldo de las autoridades singapurenses, con reputación de disponer de altos estándares de calidad, puede servir de referente en este sentido, con un optimista Eat Just hablando ya de un futuro en el que toda la carne será producida sin necesidad de matar a ni un solo animal.

A su vez, desde Eat Just, adelantan que ya están en conversaciones con los reguladores de Estados Unidos y consideran que pronto Singapur se convertirá en un referente para aprobar este tipo de carne también en Estados Unidos y Europa.

En Oriente Medio, concretamente en el Estado de Israel, existe la startup SuperMeat que acaba de lanzar The Chicken, el primer restaurante del mundo que sirve carne a base de células cultivadas en laboratorio. Acaba de abrir en Tel-Aviv y confirma que ha abordado los tres desafíos clave en la comercialización de carne cultivada. Estos incluyen un proceso de fabricación escalable, un camino claro hacia la paridad de precios con los productos animales y la producción de una “carne” de alta calidad, nutritiva y sabrosa.

El restaurante actualmente sirve dos variedades de hamburguesas de pollo cultivado SuperMeat, el resto del menú, en cambio, es 100% plant-based. Según Ido Savir, director ejecutivo y cofundador de SuperMeat, tanto los cocineros como los clientes están entusiasmados y explican que el producto es indistinguible del pollo “producido” de forma convencional.

Desde FAADA, abogamos por una producción y un consumo responsable libre de animales, sin embargo, considerando que aún hoy una gran mayoría de personas no quiere cambiar su dieta, seguiremos informando sobre los nuevos proyectos que se ponen en marcha en todo el mundo para ofrecer a los consumidores alternativas éticas al consumo de animales.

Para más información: www.faada.org
faada

Autora: Carla Cornella, presidenta de FAADA (Fundación, para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales)

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Marzo 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí