Diariamente, las entidades de protección animal recibimos avisos sobre casos que implican la vida de centenares de gatos en España: reubicaciones innecesarias, injustificables y mal realizadas, y/o conflictos entre entidades o particulares con ayuntamientos y/o vecinos que ponen quejas por la presencia de animales. Así mismo recibimos una gran cantidad de dudas o preguntas sobre cómo gestionar el bienestar de las colonias de gatos.

Cómo gestionar ética y eficazmente las colonias de gatos
Fuente: FAADA

Colonias de gatos que viven en la calle

En primer lugar, hay que tener en cuenta que los gatos que viven en la calle son animales ferales y por lo general no confían en los humanos y así debe ser por su propia seguridad. Muchos son descendientes de animales abandonados, otros llevan generaciones reproduciéndose en la calle, y este último es un problema que no debemos menospreciar a la hora de buscar responsables sobre la gestión de estos animales, ya que nadie se hace cargo ni de su atención veterinaria, ni de su control, ni de su adopción, y los casos acaban, una vez más, recayendo sobre las espaldas de las entidades de protección animal locales, ya de por sí desbordadas.

Como apunta GEMFE, Grupo de Estudio de Medicina Felina de AVEPA, los gatos ferales son animales bien adaptados a las características territoriales de los núcleos urbanos, no son animales sin hogar, su hogar es ese territorio. Son gatos sin experiencias previas de contacto con humanos por lo que, ante la presencia de éstos, se esconden.

El bienestar de todos los gatos

Los animales deben ser controlados veterinariamente para impedir la sobrepoblación, mejorar la convivencia y su bienestar. También deben ser alimentados correctamente, es decir con pienso, para así mejorar su salud de forma considerable y prevenir el contagio de enfermedades entre los felinos. Ocupan un nicho ecológico dentro de un territorio al que están muy vinculados y un desplazamiento o una reubicación mal realizada puede suponer su muerte.

Como apunta FdCATS, entidad sin ánimo de lucro que coordina una Red de personas expertas comprometidas con el bienestar felino, tanto el gato feral o callejero, como el que vive en un hogar, es un animal doméstico de compañía que comparte el mismo genoma y debe gozar de igual protección. Las características etológicas de los gatos ferales son incompatibles con el confinamiento en perreras u otros lugares similares, ya que esto les provoca un nivel de estrés que les hace llegar a enfermar o morir.

Ocupan un nicho ecológico dentro de un territorio al que están muy vinculados y un desplazamiento o una reubicación mal realizada puede suponer su muerte

¿Quién los cuida?

Como en casi todo, nos encontraremos partidarios y detractores de los felinos, personas que los cuidan, los alimentan o simplemente que los respetan y valoran, y otras a las que les incomoda su presencia. Ante la queja de vecinos por la presencia de los felinos, algunas de las opciones que las administraciones se plantean pasa por capturarlos y sacrificarlos, reubicarlos en otro punto del municipio o bien ingresarlos en un centro de acogida.

En España, cada CCAA tiene su propia legislación de protección animal, pero cada vez más comunidades recuerdan a los ayuntamientos que son los responsables del control y cuidado de las colonias felinas. La presencia de colonias de gatos ferales en el entorno urbano es una realidad en todos los pueblos y ciudades y la convivencia puede provocar problemas que las administraciones deben decidir cómo afrontar. Los ayuntamientos son los encargados de mediar los conflictos que tienen los vecinos con dicha colonia y es fundamental que conozcan los aspectos técnicos básicos para tener un argumentario con el que mediar dichos conflictos.

Fuente: FAADA

Hay que realizar una labor pedagógica con el vecindario molesto por la presencia de los animales, para que entienda los beneficios para la comunidad de aplicar el procedimiento CEVR. Los programas CER/CEVR (captura-esterilización-vacunación-retorno) son la base y la mejor herramienta para controlar la población de las colonias urbanas felinas que permite mantener su bienestar y salud. El método CER trata de dar solución a los problemas ocasionados por los gatos incidiendo sobre su esterilización para impedir el aumento descontrolado de la densidad de animales. Una vez esterilizados, identificados, marcados y tratados sanitariamente, los mismos son devueltos al territorio donde desarrollan su vida. La alta territorialidad de los gatos callejeros hace que su presencia actúe de barrera contra los intentos de colonizar el territorio por parte de otros gatos incluso cuando los recursos son suficientes para mantener a una población mayor a la existente.

En España, cada CCAA tiene su propia legislación de protección animal

Muy frecuentemente, ante la queja de vecinos por la presencia de felinos, algunas de las opciones que las administraciones se plantean pasa por capturarlos y sacrificarlos (en Catalunya está prohibido el sacrificio de animales de compañía en los centros de acogida), reubicarlos en otro punto del municipio o bien ingresarlos en un centro de acogida. En este sentido es imprescindible considerar que cuando una población es retirada de un lugar determinado, ese espacio vacío tiende a ser ocupado por las poblaciones vecinas para aprovechar los recursos disponibles hasta volver a alcanzar el nivel de población que el territorio puede sostener.

¿Qué sucede con las colonias de gatos?

En cuanto a capturar una colonia y cerrarla en un centro de acogida, es inviable retirar todos los gatos ferales de un municipio e ingresarlos en refugios; esto provocaría un hacinamiento que conllevaría problemas de salud y grave falta de bienestar y que, además, no permitiría el acceso a esas instalaciones a los gatos sociables de compañía perdidos o abandonados que sí necesitan un espacio donde estar mientras son recuperados por sus propietarios o pasan a la cartera de adopción como dicta la legislación. Las jaulas no son una buena opción en ningún caso, pero sacar de la calle a los gatos sociables es prioritario.

Idealmente estos animales deben tener un espacio acondicionado para ellos dentro del servicio de recogida, algo que hoy en día no existe en muchos centros, incluso públicos, a pesar de que la legislación vigente así lo determina. Así mismo muchos de los que existen son zulos y están muy cerca de las estructuras existentes para perros, hecho que provoca un gran estrés a los felinos. Además, es importante añadir que, el alto grado de irresponsabilidad de una parte de la población que abandona a estos animales pensando en el viejo dicho de “los gatos se apañan bien en la calle” o que les deja correr libremente por la ciudad, provoca que cualquier intento de eliminar los gatos de una zona sea una mera utopía, inviable y costosa.

Cada vez más comunidades recuerdan a los ayuntamientos que son los responsables del control y cuidado de las colonias felinas

Desde las administraciones responsables, en colaboración con las entidades locales de protección animal, es necesario transmitir que las soluciones que existen son lentas pero seguras y que precisan una intervención conjunta de todas las partes. Las poblaciones se estabilizan cuando el número de individuos esterilizados alcanza el 75% y, si se llega al 100%, la colonia declinará lentamente de manera natural. En el caso que fuera justificable la reubicación debido a un peligro para los animales y su única opción fuera un traslado, la entidad experta en la gestión de colonias, debería efectuar un informe técnico explicando que dicho peligro justifica la reubicación y procedería a capturar a los animales teniendo listo un espacio vallado de cuarentena en la zona pública donde esté prevista la reubicación. Es importante que los animales se mantengan protegidos y alimentados durante un mes antes de abrirles la puerta para asegurar su adaptación al nuevo territorio.

Fuente: FAADA

Ante la presencia de una colonia felina no controlada es importante presentar una instancia por registro en el Ayuntamiento en cuestión, informando de la situación y solicitando al mismo que intervenga esterilizando a los animales en colaboración con las entidades locales y las personas que los alimentan, siempre y cuando hayamos confirmado que en esa Comunidad Autónoma no se sacrifica a los animales. Si el Ayuntamiento no responde o la respuesta que da es que no destina recursos para este fin, se puede presentar una queja al Defensor del Pueblo por silencio administrativo y/o por incumplimiento de sus responsabilidades.

Si el Ayuntamiento no responde o la respuesta que da es que no destina recursos para este fin, se puede presentar una queja al Defensor del Pueblo

Gestión de las colonias

La gestión de las colonias de gatos es una competencia municipal que junto con el conocimiento y la experiencia de las entidades y las personas que los cuidan, puede gestionarse de forma eficaz asegurando su bienestar y la convivencia respetuosa con la ciudadanía.

Para más información sobre protocolos concretos os invitamos a descargar nuestro informe técnico. De esta forma juntos conseguiremos acabar con los falsos mitos que rodean los gatos de colonia y ayudar a cuidarlos de forma ética y efectiva.

Para más información: www.faada.org
faada

Autora: Carla Cornella, presidenta de FAADA (Fundación, para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales)

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Febrero 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here