Hace unos días se llevaba al Parlamento Europeo la propuesta de retirar las subvenciones a la tauromaquia en la Política Agraria Común (PAC). El llamamiento fue llevado a cabo por EQUO y Los Verdes Europeos, que solicitaban una legislación que refleje el sentir de una sociedad que rechaza la tauromaquia, tanto en España como en Europa.

La tauromaquia se nutre de las ayudas de la Política Agraria Común (PAC)

Subvenciones a la tauromaquia

Para apoyar esta petición con cifras, la asociación de veterinarios AVATMA, compuesta de más de 600 profesionales, realizó un extenso estudio de las subvenciones que han estado percibiendo durante muchos años, empresas, ganaderías de lidia y particulares relacionados con el sector, a través de la Política Agraria Común (PAC) de la Unión Europea.

Para este estudio se revisaron alrededor de 600 explotaciones ganaderas dedicadas a la selección y crianza de toros de lidia que eran vendidos para festejos en plazas, o bien alquilados para otro tipo de espectáculos taurinos. Según los datos que se recopilaron, durante 2019, de las 895 ganaderías que hay España reconocidas por el Ministerio de Agricultura, solo 290 vendieron toros o novilllos para fiestas populares, lo que representa el 32,4%, muchísimo menos de la mitad. Los periodos de tiempo analizados han sido de 2002 a 2013 por un lado, y 2018-2019 por el otro, y se concluyó que 9 ganaderías cobraron ayudas por un valor de entre 4 y 6 millones y medio de euros; 121 ganaderías, entre 1 y 4 millones de euros; 85 ganaderías 500.000€ y 276 ganaderías cobraron entre 50.000 y 500.000€.

¿Quién recibe las subvenciones?

La identidad de los subvencionados también ha quedado recogida, así podemos saber que la Ganadería el Freixo (propiedad de El Juli), recibió 1.280.127€; la Ganadería el Tajo (del torero retirado Joselito), recibió 1.226.975€; las de los Hermanos Lozano se llevaron 2.314.365€, la ganadería del ex torero Espartaco, recibió 3.506.765€ y las de Victorino Martín, que además es el presidente de la Fundación Toro de Lidia, recibió 1.237.963€. Estos son solo unos ejemplos. En cifras generales, fueron 430 millones de euros entregados, a repartir entre unas 600 ganaderías dedicadas al toro de lidia, aunque AVATMA recalca en este punto que no todas las subvenciones están recogidas en la página del Ministerio de Agricultura, como es el caso de las cifras correspondientes al periodo 2014-2017, por lo que el montante final real será algo más elevado ya que se está omitiendo un rango de tiempo bastante amplio. Curiosamente, desde comenzaron las restricciones debido a la pandemia, el sector de la tauromaquia no ha dejado de solicitar ayudas públicas para paliar la crisis y, de hecho, se incluyó esta actividad dentro del sector cultural para formar parte del grupo de ‘empresas dedicadas a las bellas artes’ beneficiarias de una línea de crédito recogida en el Real Decreto Ley 17/20.

La organización sin ánimo de lucro “Open Knowledge Foundation Germany” trabaja por una gestión transparente del dinero público

Independientemente de la cuestión ética, podrían justificarse estas inversiones si de ellas se derivase algún tipo de ventaja en forma de beneficios socioeconómicos a nivel nacional. Sin embargo, según un estudio de la Universidad de Navarra, la creación de empleo en el sector es insignificante, con un coste salarial mensual de 5.246€, es decir, unos 4 trabajadores por ganadería. Todos estos datos se han extraído de la propia página web del Ministerio de Agricultura, y de la web “Subsidio Agrícola”, editada por una organización sin ánimo de lucro llamada “Open Knowledge Foundation Germany”, que trabaja por una gestión transparente del dinero público.

El informe de AVATMA también revela que muchas de estas explotaciones ganaderas están a nombres de sociedades anónimas o limitadas, comunidades de bienes, cooperativas, que además van cambiando de nombre y domicilio de un año a otro. Muchas están vinculadas con el sector inmobiliario, del vino o del aceite. También aparecen los nombres de sagas familiares de la aristocracia como propietarias de grandes dehesas y fincas, como Domecq, Cobardea, Galache, Cebada Gago, Osborne, Pérez Tabernero o Bohórquez, entre otros. Curiosamente, estas familias son las más beneficiadas por los fondos de la PAC en comparación con otras ganaderías sin apellido.

El Parlamento Europeo finalmente ha aprobado eliminar estas subvenciones, con una enmienda que dice:” De los pagos acoplados a la producción serán proporcionalmente excluidas las cabezas de ganado cuyo destino final sea la venta para actividades relacionadas con la tauromaquia, bien directamente vendidos o a través de intermediarios”. Pocos días después, el Ministerio de Cultura y Deporte, entregaba el Premio Nacional de Tauromaquia a la Fundación Toro de Lidia (FTL) por su capacidad para impulsar proyectos ‘dirigidos al sostenimiento y la recuperación de la tauromaquia desde su base’.

Autora: Noemí Alba, Activista por los derechos de los animales

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Diciembre 2020

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here