Es ampliamente conocido que la cría masiva en las granjas industriales obliga a millones de animales a convivir juntos en condiciones de hacinamiento: un perfecto cóctel para detonar brotes epidémicos. Los antibióticos en las granjas industriales es un tema que está en el punto de mira.

Antibióticos y granjas industriales

“La producción industrial de animales y el auge de las superbacterias representa un grave peligro para la salud pública mundial durante la crisis de la COVID-19”.

Antibióticos en las granjas industriales

En los años 50 y con el fin de contener las epidemias, EEUU comenzó a utilizar antibióticos de forma masiva en la cría de animales hasta que, a día de hoy, su uso indiscriminado es tal, que según el informe de la ONG británica The Soil Association, alrededor del 75% de todos los antibióticos usados en la Unión Europea y en EEUU son administrados a animales de granja a través principalmente del pienso y el agua.

En España la situación es especialmente grave. Según fuentes de la ONG Igualdad Animal, “la carne producida en España tiene tres veces más antibióticos que la producida en Alemania y casi diez veces más que la producida en Dinamarca, por ejemplo”. La consecuencia directa de estas prácticas ganaderas es que provocan la aparición de cepas de bacterias multirresistentes, conocidas como «superbacterias».

Un informe publicado por World Animal Protection encontró que las superbacterias se están generando en las granjas

En la actualidad, la pandemia de la COVID-19 debería ser otra llamada de atención mundial para frenar la producción industrial de animales ya que, teniendo en cuenta que las granjas industriales suministran rutinariamente a sus animales los mismos antibióticos que se usaron para tratar el 100% de los pacientes en estado crítico con COVID-19 durante la etapa inicial de la pandemia, el aumento de las superbacterias en estas industrias representa un peligro real y actual para la salud pública del planeta.

Nuevos datos

Un informe publicado por World Animal Protection encontró que las superbacterias se están generando en las granjas como consecuencia del uso excesivo de antibióticos y estas bacterias, resistentes a los mismos antibióticos, están entrando en nuestra cadena de alimentación y en el medioambiente. Casi tres cuartos de los antibióticos existentes en el mundo son usados en la producción animal, la mayoría en granjas industriales que los utilizan para evitar las enfermedades que se generan como consecuencia de las malas prácticas en el manejo de los animales, como, por ejemplo, el alto confinamiento de pollos de rápido crecimiento y la mutilación rutinaria en lechones de menos de 72 horas de vida.

Hoy en día mueren 700.000 personas al año por infecciones que no pueden ser tratadas por la resistencia a los antibióticos

Estos animales son mantenidos en condiciones estresantes y de hacinamiento, situación que crea un cultivo perfecto para la propagación de infecciones y la aparición de otras enfermedades. Cuando las superbacterias pasan de los animales a las personas, nos hacen menos capaces de hacer frente a las enfermedades. Hoy en día mueren 700.000 personas al año por infecciones que no pueden ser tratadas por la resistencia a los antibióticos, unas 33.000 sólo en Europa, y más de 2.500 en España, según el Ministerio de Sanidad. Para el 2050, se espera que esta cifra aumente a 10 millones de personas por año.

Antibióticos y granjas

Efectos negativos de la ganadería industrial

Una encuesta pública, realizada por World Animal Protection en 15 países incluido España, reveló el mes pasado que 4 de cada 5 personas están preocupadas porque la próxima pandemia pueda originarse en los animales de granja, y un número similar desconoce la amenaza que representan las superbacterias en granjas industriales.

En FAADA llevamos meses colaborando con la WAP en este proyecto que tiene como objetivo mostrar los diferentes efectos negativos de la ganadería industrial: desde la contaminación de nuestras tierras y aguas, el abuso hacia los animales, las malas prácticas como el recorte de rabos o colmillos a las crías, hasta el uso descontrolado de antibióticos, que ponen en riesgo no sólo nuestra salud, sino la del planeta y la de las futuras generaciones. Con este objetivo pretendemos informar a la ciudadanía española sobre la situación actual y la importancia de las decisiones que como sociedad tomamos respecto al consumo de productos de origen animal. Asimismo, queremos llamar la atención de los supermercados que operan en España, para que sepan que son una parte fundamental en esto, y que deberían comprometerse a no suministrar productos que contribuyan a todas estas problemáticas, por la salud del planeta y de las personas.

Para más información: www.faada.org
faada

Autora: Carla Cornella, presidenta de FAADA (Fundación, para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales)

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Diciembre 2020

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here