La presencia de pesticidas en la comida es uno de los graves problemas que afectan a la alimentación a nivel global. La contaminación por pesticidas de los alimentos tiene como origen el uso masivo que en agricultura se viene realizando desde hace más de un siglo.

Alimentos con pesticidas

Uso de los pesticidas

Este uso indiscriminado de agentes químicos biocidas intoxica los alimentos de forma directa, e indirectamente al medio ambiente y al ser humano. Los pesticidas diseñados para combatir las plagas se caracterizan por su alta persistencia y letalidad. No solo afectan a los cultivos agrícolas sobre los que se aplican, sino que estos biocidas, por acción de la lluvia, son disueltos y arrastrados contaminando suelos, aguas superficiales y subterráneas. Los pesticidas se detectan de forma habitual en el análisis de las aguas superficiales de ríos y en los pozos de agua potable y de riego. El uso masivo de estos contaminantes tiene un efecto negativo sobre la fauna acuática de ríos y mares, pero no se queda ahí, ya que también afecta a las poblaciones humanas que se abastecen y la utilizan para beber, cocinar, para la higiene diaria, o en actividades lúdicas y de recreo como las piscinas.

¿Qué son?

Los pesticidas son moléculas químicas diseñadas para actuar como venenos letales sobre los organismos diana a los que van dirigidos. Son insecticidas, herbicidas y fungicidas, que se aplican sobre los cultivos cuando están creciendo, sobre las semillas para protegerlas, o sobre la cosecha para impedir alteraciones durante el transporte o el almacenamiento. Se comercializan más de 1000 pesticidas en todo el mundo, que son usados para garantizar que los alimentos no sean dañados ni destruidos por las plagas. La aplicación de un tipo de pesticida especifico genera residuos que contaminan los alimentos en distinto grado.

Toxicidad

Cada pesticida tiene diferentes propiedades y efectos toxicológicos. La toxicidad sobre seres humanos viene determinada por la dosis a la que queda expuesta la persona, y también por la vía de exposición por la que se contamina, bien sea por ingesta, por inhalación o por contacto directo con la piel. La contaminación con pesticida causa intoxicación aguda si se ha producido en grandes dosis, o efectos a largo plazo sobre la salud debido a su carácter acumulativo, que pueden manifestarse como dolores de cabeza, mareo, náusea, vómito, diarrea e insomnio.

Podemos minimizar nuestra exposición comprando y consumiendo productos ecológicos

Su toxicidad también perjudica a otros organismos vivos. Los insecticidas son más tóxicos que los herbicidas y fungicidas. Un gran número de insecticidas son venenosos para los mamíferos o peces. Esta letalidad sobre otros seres vivos ha obligado a prohibir un amplio número de pesticidas, evitando daños y enfermedades en animales y seres humanos.

Debido a su gran toxicidad, y a que se liberan al medio ambiente, su producción y distribución están estrictamente reguladas. Pero es el uso y aplicación de estos pesticidas lo que debe estar sometido a controles mucho más rigurosos. Si queremos evitar el riesgo de contaminación es necesario prohibir los pesticidas más tóxicos para los humanos y el medio ambiente, aquellos que por su persistencia los hacen más nocivos para la salud, estableciendo rigurosos límites máximos que garanticen la mínima presencia de residuos de pesticidas en la comida.

El uso de pesticidas está tan extendido que es posible que no podamos evitar por completo su presencia en los alimentos, pero podemos minimizar nuestra exposición comprando y consumiendo productos ecológicos.

Autor: Raúl Martínez, Dietista-nutricionista, biólogo

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Noviembre 2020

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here