Es urgente enfocarse en técnicas científicas que puedan ser más representativas de lo que sucede en el cuerpo humano e impliquen menos sufrimiento a los animales. La experimentación en animales, sigue siendo un debate abierto.

¿La experimentación en animales es la solución?

Experimentación en animales en el mundo

Solo en la UE más de 23 millones de animales fueron utilizados en experimentos científicos en 2017, y se estima que más de 192 millones se usan cada año en todo el mundo, ya sea para la investigación básica, investigación biomédica, pruebas de productos, educación y formación o investigaciones militares. En todos ellos los individuos utilizados pasan por un sufrimiento “moderado” y/o “severo” ya que los procedimientos en la experimentación son muy diversos: los animales pueden ser privados de comida, agua o sueño, se les puede aplicar productos irritantes, corrosivos o abrasivos, se les puede infectar con enfermedades, se los puede mutilar, y un largo etcétera que siempre acaba con la eutanasia de los animales, si éstos no han muerto durante el experimento.

A pesar de que los animales utilizados generalmente suelen ser criados expresamente para los laboratorios, aún en ciertos países se les puede capturar de su estado salvaje.

Legislación

A lo largo de las últimas décadas se ha legislado para minimizar el impacto de los experimentos en animales con la finalidad de reducir hasta reemplazarlos por otras opciones. En el año 1959 Russell y Burch introdujeron el principio de “las 3 erres”, cuyo significado es:

  • Reducir el número de pruebas en animales
  • Refinar la severidad de las pruebas y las especies utilizadas
  • Reemplazar las pruebas con animales por alternativas sin animales.

¿Qué pasa en España?

Actualmente en España solo se permite la experimentación animal con fines científicos y de investigación. Ésta está regularizada por la Directiva 2010/63/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 22 de septiembre de 2010, relativa a la protección de los animales utilizados para fines científicos.

Covid-19 y experimentación en animales

Pese a que la finalidad es disminuir el uso de animales y aunque distintas publicaciones científicas han reconocido que existen limitaciones en el uso de algunas especies para estudiar las enfermedades humanas, aun y así, la experimentación con animales se sigue practicando a gran escala. Además, en la actualidad, y para satisfacer las necesidades derivadas de la investigación frente a la pandemia de la COVID-19, muchos de los animales que están siendo utilizados en experimentos recientes no contraen naturalmente el virus y no padecen síntomas similares a los humanos. Por ello, animales, como por ejemplo ratones, están siendo modificados genéticamente para hacerlos susceptibles al virus; y éste último también está siendo mutado para intentar reproducir efectos similares a las personas en otros animales.

La lista de especies sometidas a experimentos para tratar los efectos de esta enfermedad va en aumento

Ratones, cerdos, conejos, hurones, macacos, perros, gatos y hámsteres son algunos de los animales que también sufren las consecuencias de esta pandemia. Por ejemplo, los ratones genéticamente modificados infectados con el coronavirus pueden experimentar dificultad para respirar, letargo y muerte. Estos animales y sus experiencias también son importantes y su sufrimiento presenta considerables problemas éticos para la sociedad en su conjunto.

Todos y todas deseamos disponer de la prevención y el tratamiento eficaz contra la COVID-19 lo antes posible. Pero también nos preocupa que como consecuencia de esta investigación se infrinja sufrimiento a miles de animales.

El 72% de los ciudadanos/as de la UE piensan que Europa debería establecer objetivos y plazos para eliminar las pruebas en animales

Tanto es así que en una declaración conjunta publicada por la Cruelty Free International, la Cruelty Free Europe, el Eurogroup for Animals (del que FAADA es miembro representante en España) y PETA, las organizaciones de protección animal hemos querido enfatizar que es esencial que las autoridades, bajo el liderazgo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) trabajen conjuntamente centrándose en investigaciones relevantes para el ser humano.

De hecho, según la encuesta encargada por la Cruelty Free Europe, casi tres cuartos (el 72%) de los ciudadanos/as de la UE piensan que Europa debería establecer objetivos y plazos para eliminar las pruebas en animales.

En la encuesta, realizada por Savanta ComRes el pasado mes de junio, el 70% de las personas adultas de 12 estados miembros de la UE están de acuerdo en que reemplazar las pruebas en animales con métodos alternativos y éticos debería ser una prioridad de la UE.

La encuesta reveló que:

  • Al menos tres cuartos de los adultos de la UE en Portugal (85%), Croacia (84%), Polonia (80%), Rumania (80%), Italia (79%), Alemania (76%) y Francia (75%) creen que la UE debería invertir más en métodos alternativos a la experimentación en animales.
  • El 76% de los adultos en los estados miembros de la UE consideran que los ensayos con animales para productos de limpieza domésticos deben prohibirse en la UE.
  • El 74% piensan que las pruebas en animales para cosméticos e ingredientes son inaceptables en todas las circunstancias.
  • El 66% opinan que la UE debería poner fin de inmediato a todas las pruebas con animales.

Experimentación en animales

¿Qué solución hay?

Por tal motivo, es urgente enfocarse en técnicas científicas que puedan ser más representativas de lo que sucede en el cuerpo humano, y que puedan traer mejores y más rápidos resultados… con menos sufrimiento. Los modelos tridimensionales reconstruidos del tejido respiratorio humano, los métodos avanzados de simulación por ordenador, la inteligencia artificial son algunas de las técnicas y herramientas que se utilizan para mejorar nuestra comprensión de cómo el virus afecta a nuestro organismo y de cómo prevenir y tratar la enfermedad. Una mejor comprensión de la biología y de las patologías humanas es esencial para prevenir y encontrar una cura para el coronavirus.

También es imperativo que los países y las instituciones intenten coordinar su investigación, compartiendo datos para evitar cualquier duplicación de esfuerzos o pruebas repetidas en animales. En definitiva, para el beneficio de personas y animales, existe una necesidad urgente de que se destinen más recursos al estudio del virus en humanos para así aumentar nuestra comprensión de la enfermedad, tratar a los pacientes y limitar la propagación del virus.

Dado que la UE promueve la inversión en investigación e innovación sostenible como elemento clave para la reconstrucción tras la crisis de la COVID-19, desde FAADA nos sumamos a la petición de la Cruelty Free Europe y el Eurogroup for Animals en instar a los líderes europeos a incluir en esta estrategia de recuperación un plan integral para disminuir hasta terminar con la dependencia de la investigación animal.

Nuestro mayor deseo es que Europa avance hacia una ciencia relevante para el ser humano y que la UE se convierta en la potencia mundial para la investigación libre de animales.

Autora: Carla Cornella, presidenta de FAADA (Fundación, para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales)

Para más información: www.faada.org
faada

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Noviembre 2020

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here