En todo el mundo, distintas entidades de protección ambiental están advirtiendo que la pandemia del coronavirus podría provocar un aumento en la contaminación del océano: mascarillas, máscaras desechables y guantes de látex se están sumando al exceso de desechos plásticos que ya amenazaban la fauna.

Mascarillas y guantes desechables ponen en peligro a la fauna marina

Tras haber pasado semanas de confinamiento en los que la población no había podido moverse libremente, guantes, toallitas y frascos de gel desinfectante que empleamos para protegernos y proteger a los demás, siguen apareciendo esparcidos por las carreteras, parques, aceras y por las costas.

La ONG francesa Opération Mer Propre, cuya actividad incluye recoger basura regularmente a lo largo de la Costa Azul, dio la alarma a finales del pasado mes de abril. Sus buzos habían encontrado gran cantidad de «basura Covid«: docenas de guantes, máscaras y botellas de desinfectante de mano mezcladas junto con los “habituales” vasos desechables y latas de aluminio que ensucian el Mediterráneo.

También la entidad OceansAsia, con sede en Hong Kong, comenzó a expresar preocupaciones similares después de que en los escombros marinos de las deshabitadas Islas Soko se encontraran docenas de mascarillas desechables. Según sus representantes, en una playa de unos 100 metros de largo encontraron 70 mascarillas. Y eso que se trata de una isla deshabitada en medio de la nada. Desde la entidad, además, siguen advirtiendo del peligro que las marsopas y los delfines de la zona puedan confundir las mascarillas con comida y acabar falleciendo. «En las aguas de Hong Kong, tenemos delfines rosados y tortugas verdes que pasan por este lugar”, alerta la entidad ecologista Stokes. «Un estudio publicado recientemente mostró que el plástico acaba poblándose de algas y bacterias cuando lleva tiempo suficiente en el agua y oliendo a comida para las tortugas”.

Este nuevo tipo de contaminación podría volverse omnipresente si millones de personas en todo el mundo deciden seguir recurriendo a plásticos de un solo uso para combatir el coronavirus. De hecho, lo cierto es que sí, hay más basura. Mucha más basura que implica un paso atrás en la reducción de plástico derivado del consumo masivo de plásticos desechables como bolsas, botellas de agua, envases para la entrega a domicilio de alimentos o compras en línea, como consecuencia del cambio drástico que se produjo en los hábitos de compra, por ejemplo en el supermercado. Además, el aumento significativo de los desechos hospitalarios alrededor del planeta implica también una gran repercusión.

Según Greenpeace, además de contaminar el medioambiente, estos deshechos pueden poner en riesgo de contagio a personas de servicios esenciales que nos han estado cuidando mientras estábamos en casa y que ahora siguen limpiando nuestras calles. Y, por supuesto, suponen una amenaza para los ríos y océanos, ya que las lluvias y el viento los pueden arrastrar hasta acabar en el mar.

mascarillas contaminación mar

Ya en los años previos a la pandemia, varias entidades ambientalistas advirtieron de la amenaza que la contaminación plástica representa para los océanos y la vida marina. Cada año llegan a los océanos 13 millones de toneladas de plástico, según una estimación de 2018 realizada por la ONUEl Mediterráneo recibe anualmente 570.000 toneladas de plástico, una cantidad que la World Wild Fund ha descrito como equivalente a arrojar 33.800 botellas de plástico por minuto al mar. Estas cifras corren el riesgo de crecer sustancialmente a medida que los países de todo el mundo siguen enfrentándose a la pandemia del coronavirus. Con una vida útil de cientos de años, las mascarillas, que contienen polipropileno, son literalmente una bomba de relojería para la vida silvestre de nuestro planeta y para la lucha por la contaminación por plásticos en el mar.

Opciones sostenibles para protegernos y cuidar del planeta

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), lavarse regularmente las manos ofrece mayor protección para frenar el contagio de la COVID-19 que el uso de guantes de goma cuando se está en áreas públicas, mientras que los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE. UU., afirman que las mascarillas de tela lavables ofrecen la protección necesaria para el público.

A su vez, los EPI empleados en el sector sanitario en gran parte no son reciclables ni reutilizables, pero están comenzando a surgir innovaciones sostenibles. Según informa la agencia de noticias alemana Deutsche Welle, en EE. UU., el fabricante de automóviles Ford está produciendo batas reutilizables a partir de materiales de los airbags que pueden lavarse hasta 50 veces, mientras que la Universidad de Nebraska está probando si la luz ultravioleta podría descontaminar y prolongar la vida de las mascarillas quirúrgicas y, por lo tanto, reducir los desechos.

Es absolutamente necesario encontrar alternativas al uso de materiales de un solo uso pues, como indica Joan-Marc Simon, director de Zero Waste Europe:

Mascarillas y guantes desechables ponen en peligro a la fauna marina

Ante esta realidad es imperioso proponer alternativas que no comprometan a los países a tener que elegir entre la protección del medio ambiente o la de la salud pública. Y eso es lo que está sucediendo actualmente. Según Simon, “en el futuro tenemos que asegurarnos de estar preparados para pandemias como esta y enfrentarnos a ellas de una manera sostenible. No tiene por qué ser una cosa a expensas de la otra”.

Por todo ello desde FAADA nos sumamos a la divulgación de información e imágenes de la mano de entidades como Opération Mer Propre con el objetivo de sensibilizar en España acerca de las graves consecuencias del uso de mascarillas de un solo uso y otros materiales sobre la salud de los océanos y la fauna silvestre. Asimismo, aconsejamos optar por el uso de máscaras de tela reutilizables y dejar los guantes de plástico en favor del lavado de manos más frecuente.

faadaAutora: Carla Cornella, presidenta de FAADA (Fundación, para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales) | www.faada.org

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Septiembre 2020

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here