La infancia y la adolescencia son etapas clave de crecimiento y desarrollo en las que además se condiciona una buena parte de nuestra salud futura en la edad adulta. Por eso, cualquiera que sea el tipo de alimentación que lleven los niños y adolescentes, siempre tenemos que procurar que nutricionalmente sea adecuada y cuanto más variada mejor. Las dietas vegetarianas y veganas bien estructuradas, equilibradas y con una suplementación nutricional adecuada son opciones saludables también en los niños.

Dieta vegana y suplementación nutricional en la infancia y adolescencia

Tenemos que procurar que los más pequeños y los jóvenes coman una amplia variedad de todos los grupos de alimentos vegetales, desde las verduras y las frutas, hasta los frutos secos, las semillas, las legumbres, las setas e incluso algunas algas y los cereales integrales, y aportarles los suplementos que realmente necesitan.

Pero ¿qué nutrientes pueden estar más comprometidos?, ¿qué diferencias suele haber en cuanto al estado nutricional de niños vegetarianos/veganos respecto a niños omnívoros? En general, los niños que siguen dietas vegetarianas y veganas crecen y se desarrollan dentro del rango considerado normal, aunque generalmente tienen un menor índice de masa corporal. Consumen más frutas, verduras y legumbres, por lo que su ingesta de fibra, vitaminas A, C y E, folato, hierro, magnesio y potasio suele ser mayor y tienen un mejor estado antioxidante. Por el contrario, el consumo de calorías totales, grasas saturadas, ácidos grasos omega-3 de cadena larga, proteínas, vitaminas D y B12 y zinc es menor. Pero no de todos estos nutrientes hace falta suplementar.

La deficiencia de vitamina B12 puede llevar a anemia, problemas cognitivos y alteraciones que pueden ser graves del sistema nervioso

Estos son los nutrientes más críticos a la hora de considerar una suplementación:

  • VITAMINA B12: la deficiencia de vitamina B12 puede llevar a anemia, problemas cognitivos y alteraciones que pueden ser graves del sistema nervioso. Además, dado que el alto consumo de folatos puede enmascarar los signos de deficiencia de vitamina B12, la afectación del sistema nervioso puede ser el primer signo que se percibe, y en ese caso puede ser demasiado tarde. La deficiencia de vitamina B12 puede ocurrir hasta en un 45% de los lactantes veganos, por tanto, es necesaria la suplementación de la madre lactante y desde el comienzo de la alimentación complementaria hacia los 6 meses, es esencial que los bebés veganos reciban suplementos de vitamina B12 o bien que consuman alimentos de fórmula infantiles u otros enriquecidos. El contenido de vitamina B12 de estas fórmulas infantiles es suficiente para satisfacer las necesidades de los niños de 6 meses a 3 años. Si los pequeños ya no toman esos productos sí deben tomar algún producto a base de vitamina B12, normalmente formulados en gotas o jarabes para una fácil administración. En niños mayores de 3 años y adolescentes, la prevalencia de deficiencia de vitamina B12 puede llegar al 33%, por eso y debido a las consecuencias potencialmente graves, la suplementación de vitamina B12 se recomienda en esta etapa igual que en el resto de las etapas de la vida. La dosis debe ser pautada en función de la edad, si se toma a diario, bastará con una dosis cercana al 100% de la cantidad diaria recomendada, si se toma solo alguna vez a la semana o con menos frecuencia, la dosis debe ser mayor.
Niños y niñas Dosis diaria recomendada de vitamina B12
0-12 meses 0,3 microgramos
1-3 años 0,9 microgramos
4-9 años 1,5 microgramos
>9 años 2-2,5 microgramos

Fuente: Carbajal A. Tema 2. Ingestas recomendadas de energía y nutrientes. 2003. (ISBN: 84-9773-023-2). Actualizado 2017

  • VITAMINA D: Los niveles de vitamina D dependen más de la exposición solar y de la toma de suplementos o alimentos enriquecidos que de la ingesta a través de fuentes naturales. Las pautas de suplementación deben ser las mismas para niños veganos que para otros niños hasta los 12-18 meses de edad, ya que normalmente la leche humana y la leche de fórmula no son suficientes para prevenir la deficiencia de vitamina D. Por eso, todos los bebés, incluidos los veganos, deben tomar 400 UI de vitamina D diariamente por lo menos durante su primer año de vida para prevenir el raquitismo y la deficiencia de este nutriente. A partir de esa edad, debe recomendarse la suplementación en base a cada caso ya que se ha observado que un porcentaje que puede llegar al 33% de los niños veganos tienen niveles bajos de esa vitamina, cosa que también sucede en la adolescencia, sobre todo en las niñas. Los suplementos pueden ser de vitamina D2 (vegetal) ya que son igual de eficaces que los de D3 (animal). En cuando a dosis y frecuencia de consumo lo ideal es que se paute de forma individualizada en función de los niveles de vitamina D en plasma.

Dieta vegana y suplementación nutricional en la infancia y adolescencia

  • OMEGA-3: La leche materna de las mujeres vegetarianas contiene niveles más bajos de omega-3 de cadena larga, especialmente de ácido docosahexaenoico, o DHA, que el de las mujeres omnívoras, por eso es interesante que las lactantes vegetarianas/veganas se complementen con 100–200mg al día de DHA. Cuando el bebé empieza a tomar otros alimentos deben incluirse en sus comidas los aceites ricos en omega-3 (colza, nuez, soja, lino) ya que el DHA a esta edad es importante en el desarrollo neurológico y de la retina. Si los bebés no toman lactancia materna, se aconseja, en general que tomen una fórmula infantil enriquecida con DHA. A partir del año en niños vegetarianos/veganos se recomienda un suplemento de 100mg al día junto a un consumo habitual de algas, particularmente dos especies ricas en EPA (ácido eicosapentaenoico) y DHA, como son Isochrysis galbana y Pavlova lutheri. En este sentido conviene tener en cuenta que algunas pueden tener demasiado yodo como es el caso del alga kombu, hijiki, y en menor medida el arame. Las algas nori, dulse, espagueti de mar y wakame, pueden formar parte de la dieta de los niños a partir del año siempre en cantidades pequeñas. Así, en general, el consumo de omega-3 en niños y adolescentes vegetarianos/veganos debe garantizarse con alimentos ricos en ácido alfa-linolénico, o ALA, (precursor de los omega-3 de cadena larga como EPA y DHA) como nueces, lino, cáñamo y chía y sus aceites, así como aceites de colza y soja, evitando un exceso en alimentos ricos en ácido linoleico, o LA, como el maíz, aceites de girasol y cacahuete. Pero también es necesario suplementar para llegar a cumplir con las recomendaciones para una ingesta mínima de DHA y/o EPA hasta los 18 años. Un suplemento de algas que aporte diariamente unos 100–200 mg de omega-3 de cadena larga será suficiente.

Todos los bebés, incluidos los veganos, deben tomar 400 UI de vitamina D diariamente por lo menos durante su primer año de vida

  • CALCIO: La ingesta de calcio en los lactantes no supone un problema pues o bien la leche materna o la leche de fórmula aportan cantidades suficientes. Una vez el consumo de leche disminuye y se empiezan a introducir otros alimentos no hará falta ningún suplemento si hay un consumo diario de varias raciones de lácteos y/o de alimentos vegetales ricos en calcio como las verduras crucíferas, especialmente el brócoli y el kale, las almendras, el sésamo, la chía, las verduras de hoja verde como las espinacas, la soja y derivados como el tofu y el tempeh), etc. También se recomienda usar bebidas vegetales enriquecidas con calcio. Sin embargo, dada la importancia de este mineral en esta etapa de la vida, si la ingesta con alimentos no llegara a ser suficiente, sí debe considerarse el uso de un producto que aporte entre 500-800mg de calcio al día.
  • HIERRO: La dieta vegetariana y vegana aportan cantidades mayores de hierro que la dieta omnívora, el único inconveniente es que el hierro vegetal se absorbe menos. De todos modos, la deficiencia de hierro no es un problema mayor que en personas que comen de todos los grupos de alimentos, así que la suplementación no tiene porqué ser necesaria. En los bebés lactantes de madres veganas, no suele haber un problema hasta los 6 meses de edad, tampoco si toman leche de fórmula. A partir de los 6 meses, se recomienda que se tome alguna leche de fórmula adaptada y enriquecida en hierro, además de hacer una correcta pauta de introducción de alimentos. En los niños que ya comen variado, se debe procurar la ingesta diaria de alimentos vegetales ricos en hierro como la soya, otras legumbres, cereales enteros, avellanas, vegetales de hoja verde, etc., siempre con fruta rica en vitamina C en cada comida. Los métodos de preparación como el remojo, la germinación, la molienda y el uso de levaduras pueden usarse pues promueven la absorción de hierro. Sí conviene prestar especial atención a las adolescentes veganas deportistas y/o las que tienen menstruaciones abundantes pues en ellas sí puede haber una deficiencia que requiera una suplementación con productos que aporten dosis alrededor de los 14-18mg al día o algo más. Lo ideal suplementar hasta que los niveles de hemoglobina y ferritina, entre otros parámetros, se normalicen.

Dieta vegana y suplementación nutricional en la infancia y adolescencia

  • ZINC: Aunque la cantidad de este mineral en alimentos de origen vegetal sea algo más bajo que en alimentos de origen animal y que en niños/adolescentes vegetarianos/veganos se hayan observado niveles algo más bajos, no hay una repercusión a efectos de un buen funcionamiento del organismo. Durante la lactancia no hay problema para cumplir con los requisitos nutricionales de zinc y para niños que ya comen otros alimentos, se debe procurar una gran variedad para garantizar unos buenos niveles. Son buena fuente de zinc las legumbres, los frutos secos, las semillas y las verduras de la familia de las crucíferas como el repollo, los nabos, la mostaza, el rábano, la colza, los berros, etc. También los alimentos en remojo y germinados son buena fuente de este mineral. Si el niño vegetariano/vegano tiene dificultad para seguir una dieta rica en estos alimentos sí es necesario considerar la suplementación. Si hubiera deficiencia se recomienda tomar alrededor de 1 mg por kilogramo de peso por día de zinc si puede ser de fuentes orgánicas como el gluconato o el picolinato.

Así, a la hora de pensar en suplementación nutricional en niños y adolescentes vegetarianos/veganos, los estudios más recientes recomiendan que durante la infancia se aporten siempre complementos a base de vitamina B12, omega-3 de cadena larga y vitamina D en algunas etapas. Además, es necesario considerar caso por caso, con una buena revisión nutricional, si hace falta la suplementación con hierro, calcio, zinc e incluso con otros nutrientes.

Autora: Doctora Laura I. Arranz, Núm. Col. CAT001421 | Asesoramiento nutricional.

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Junio 2020

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here