El movimiento animalista y el veganismo crecen con fuerza: han dejado de ser vistos como extraños y marginales, y cada vez están más presentes en nuestra sociedad, si bien todavía con muchos prejuicios. Hoy en día es fácil encontrar libros, reportajes, películas y documentales que cuestionan nuestra relación con el resto de los animales. De hecho, según la publicación inglesa The Economist, 2019 es el año del veganismo.

Cine animalista y vegano

Muchos cineastas han profundizado en esta complicada cuestión, ignorada por la mayoría de la sociedad de forma voluntaria. Siéntate, llénate el bol de palomitas y prepárate para un cine de difícil digestión, porque aquí van algunas producciones animalistas y veganas.

73 Cows (2018) es un corto documental que relata la historia de Jay Wilde, un granjero de Derbyshire (Inglaterra), quien rompió con la tradición ganadera de su familia y se sumó al veganismo. Así, Wilde entregó todas sus vacas a un santuario y dedicó sus tierras al cultivo de hortalizas. “Las vacas no son robots que comen y duermen”, dice Wilde, al explicar que no podía vivir con el sentimiento de culpa que tenía por enviar a seres sintientes al matadero.

La producción 73 Cows, del cineasta Alex Lockwood, ha sido nominada para los Premios de Cine de la Academia Británica (BAFTA, por sus siglas en inglés). Ya el pasado octubre ganó el primer Festival Internacional de Cine Vegano de Ottawa (OIVFF), un evento pionero dedicado a fomentar el veganismo, un “estilo de vida más saludable, compasivo y respetuoso con el medio ambiente que se puede lograr a través del consumo de plantas y alternativas libres de animales”, detallan en su página web.

Okja (2017), una película original de Netflix del director coreano Bong Joon-ho, gira en torno al inhumano sistema alimentario que hemos creado. Durante diez años, la niña Mija cuida y cría felizmente a un cerdo gigante o supercerdo de nombre Okja en su granja situada en Corea del Sur, entregado por la multinacional de la alimentación Mirando Corporation. Cuando la empresa quiere recuperar a Okja para su explotación, el vínculo establecido entre la pequeña y el animal es demasiado fuerte como para que ella pueda deshacerse de él. “Del cerdo todo es comestible. Todo, menos los chillidos”, dice en cierto momento de la película la responsable de la empresa.

La educación en el respeto hacia los animales es fundamental iniciarla en las primeras etapas de la vida

Carnage (2017) es un falso documental o mockumentary en tono de comedia, escrito y dirigido por Simon Amstell y producido por la BBC. Está ambientado en el año 2067 en un utópico Reino Unido vegano: los jóvenes han crecido en un mundo en el que hay respeto por todos los animales y no son vistos como meros alimentos, mientras las generaciones mayores sufren la culpa por su pasado especista.

La película española Conducta animal (2018), de Miguel Romero, explica la historia de Emma, interpretada por la actriz y activista animalista Lluvia Rojo, una cocinera vegana que vive en el extranjero y se ve obligada a volver a España. Una vez en nuestro país, le arrebatan a su mejor amigo animal y, a partir de entonces, entra en contacto con una protectora de animales y decide llevar a cabo su venganza.

El thriller Naturaleza Muerta (2015), dirigido por Gabriel Grieco, trata sobre una periodista que investiga misteriosas desapariciones en un pequeño pueblo, relacionadas con la industria ganadera. En esta historia de terror y suspense, la venganza animal ha comenzado. En la película húngara White God (2014) los animales también se sublevan. Dirigida por Kornél Mundruzcó, en el filme un grupo de perros organiza una revolución contra los seres humanos.

La educación en el respeto hacia los animales es fundamental iniciarla en las primeras etapas de la vida. Películas infantiles como Ferdinand (2017), en la que se expone una clara crítica hacia la tauromaquia, o Chicken Run: Evasión en la granja (2000), que muestra la explotación de gallinas, ya sean ponedoras de huevos o para la industria de la carne, son dos ejemplos de cine antiespecista para los más pequeños.

Documentales animalistas y veganos

Si hablamos de documentales, cabe destacar Earthlings (2005). Dirigido por Shaun Monson y narrado por el activista en pro de los derechos de los animales Joaquin Phoenix, revela cómo el ser humano trata al resto de especies animales. Está dividido en cinco partes: mascotas, alimentación, pieles, entretenimiento y experimentación, y enseña imágenes muy duras obtenidas con cámaras ocultas. ¿Qué se esconde detrás de esos animales felices que vemos en la publicidad? Earthlings te da la respuesta.

Live and Let Live (2013) es un documental que analiza la relación del hombre con el resto de los animales y las razones -de salud, medio ambientales y éticas- por las que algunas personas adoptan el veganismo. Está dirigido por Marc Pierschel y protagonizado por el filósofo Peter Singer y el bioquímico T.Colin Campbell.

Películas infantiles como Ferdinand (2017) o Chicken Run: Evasión en la granja (2000) son dos ejemplos de cine antiespecista para los más pequeños

En Cowspiracy (2014) los cineastas Kip Andersen y Keegan Kuhn se centran en los nefastos efectos que la ganadería intensiva tiene para el medio ambiente. What the Health (2017), de Kip Andersen, indaga en la relación entre los alimentos que ingerimos y las enfermedades que desarrollamos. Y Vegucated (2011), de Marisa Miller Wolfson, documenta, en tono de comedia, el paso de tres neoyorquinos omnívoros a la dieta vegana.

Los documentales The Cove y Blackfish reflexionan sobre las consecuencias de capturar a cetáceos y destapan la cruda realidad del negocio de los delfinarios. The Cove (2009), de Louie Psihoyos, muestra la captura y matanza de delfines en Taiji (Japón). Por su parte, Blackfish (2013), de Gabriela Cowperthwaite, cuenta la historia de Tilikum, una orca macho capturada con dos años, que vivió en cautividad 33 años en el parque SeaWorld de Orlando (Florida, Estados Unidos) hasta febrero de 2017 cuando murió. Está involucrada en la muerte de tres personas, dos de ellas entrenadoras. El estreno del documental provocó el descenso del número de visitantes y de los precios de las acciones de SeaWorld, la principal empresa de parques temáticos con animales marinos.

Cine animalista y vegano

En España, el documental Empatía (2017) reflexiona, con un tono amable y en ocasiones irónico, acerca de la interacción del ser humano con la naturaleza y sobre la dificultad de llevar a cabo un estilo de vida respetuoso con el resto de las especies en una sociedad antropocentrista. Es una historia sobre el respeto animal contada por un escéptico que pretende ofrecer información para todo tipo de público sobre temas desconocidos para gran parte de la sociedad. La Fundación para el Asesoramiento y Acción de la Defensa de los Animales (FAADA) y la productora La Diferencia encargaron el trabajo al director Ed Antoja.

El director Miguel Ángel Rolland recorrió España para documentar “festejos en honor de santos y vírgenes en los que domina la crueldad contra los animales”. El largometraje documental Santa Fiesta (2016) es una denuncia de estas fiestas patronales. Y el documental La Barbacoa (2012), de Enric Urrutia, muestra la cara oculta de la alimentación ahondando en nuestra actitud en relación con el resto de los animales. Personalidades de diferentes ámbitos de la sociedad reflexionan sobre cómo hemos llegado a este sistema de explotación tan injusto. Cine para mover conciencias.

Autora: Cristina Fernández, Periodista & Blogger, www.paladarvegano.blog | crisfersan@gmail.com

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Mayo 2019

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here