A medida que aumenta el porcentaje de población vegana, también lo hace la demanda de la cosmética vegana. Incluso personas que no llevan este estilo de vida, prefieren adquirir productos veganos, huyendo de componentes tóxicos y optando por principios activos más naturales.

Cosmética vegana: Oferta actual y perspectivas de futuro

El término vegano en cosmética significa que no contiene ningún ingrediente de origen animal o derivado de la explotación animal. Aunque la mayoría de los ingredientes son sintéticos, también se suelen incorporar sustancias derivadas de plantas o frutas, minerales y algunos derivados de origen animal. Existe un etiquetado específico para estos productos a nivel privado. Pero aún no hay normativas específicas ni ningún tipo de certificado oficial, lo que hace que a veces sea difícil escoger.

Muchas personas asocian la cosmética vegana con productos naturales, pero no necesariamente tiene por qué ser así. Existen muchos productos cosméticos que están fabricados con ingredientes sintéticos. Si adquirimos cosmética convencional, es decir, no natural, es muy útil conocer de donde provienen los ingredientes de su composición. Algunos son muy obvios (honey, beeswax, milk) miel, cera de abejas, leche, pero otros tienen una nomenclatura demasiado científica. Este es un listado de los ingredientes de origen animal que debemos conocer.

  • Cera alba (o beeswax), miel (o honey): Ceras o miel, derivadas de las abejas.
  • Carmine o cochineal extract, es un pigmento natural de color rojo, procedente de un insecto (la cochinilla o Coccus cacti) aplastado y machacado.
  • Collagen: Colágeno, un ingrediente que se extrae de los huesos y los cartílagos de animales. También existe el colágeno vegetal obtenido de frutas y distintos vegetales.
  • Milk: Leche. Suele emplearse la de vaca aunque también se encuentra la de otros mamíferos como cabras o burras.
  • Silk: Seda o proteínas de la seda. Se extrae de los capullos de los gusanos de seda que se hierven con la larva dentro para evitar que el capullo eclosione.
  • Keratin: keratina o queratina, es una proteína que se encuentra en las pezuñas, los cuernos y el pelo de los animales. La keratina vegetal se extrae de la proteína del trigo.
  • Lanolin y cholesterol: Lanolina y colesterol, se obtiene a partir de la lana de oveja.
  • Squalane: Escualeno. Es aceite de hígado de tiburón. Existe un sustituto vegetal fabricado con olivas, germen de trigo o salvado de arroz.
  • Cod liver oil: Aceite de hígado de bacalao.
  • Mink oil: Aceite de visón.
  • Ácido hialurónico: Se obtiene de la cresta de los gallos, cordones umbilicales, peces o cáscaras de huevo. El hialurónico vegetal se puede extraer de la celulosa de los pinos o sintetizarse en un laboratorio.
  • Chondroitin sulfate o Condroitin sulfato: Proviene del cartílago de animales mamíferos o del tiburón.
  • Lactoperoxidase: Se trata de un ingrediente derivado de leche de vaca.
  • Glyceryl Stearate, PEG-100 Stearate: Derivados de sebo o grasa de la vaca.
  • Sodium tallowate: Procede del sebo vacuno y se emplea mucho en jabones.

Casi todos los ingredientes son fácilmente substituibles por una versión vegetal o sintética, pero suelen ser más caros que los de origen animal. Sin embargo, un aumento de la preferencia por los productos veganos, podría desplazar a los cosméticos no veganos e incentivar a las empresas para que formulen sus productos con ingredientes totalmente vegetales.

Hay que apuntar que no es lo mismo “cruelty free” que vegano. Los cosméticos no testados en animales son aquellos que no han sido probados en animales, ni sus materias primas, ni los productos terminados. Sin embargo un artículo “cruelty free” no tiene por qué ser vegano, aunque todos los productos veganos, sean “cruelty free”. El testado en animales se ha ido eliminando poco a poco en la Unión Europea.  La experimentación para productos cosméticos se prohibió en 2004 y en 2009 se extendió a los ingredientes utilizados. En 2013 se ilegalizó la fabricación y venta de productos cosméticos en la UE que contuviesen ingredientes probados en animales, aunque había excepciones. Actualmente los eurodiputados trabajan para la supresión de este tipo de productos en todo el mundo.

Autora: Noemí Alba, activista por los derechos de los animales

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Abril 2019

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here