El caballo, el ser más noble y pacífico, es el animal al que hemos tratado con más crueldad y al que más hemos explotado en el transcurso de la historia de la humanidad. Aunque actualmente hayamos casi erradicado el uso de caballos en los campos de batalla, para auxiliarnos en nuestras tareas y otros muchos cometidos, en España, hoy siguen utilizándose mayoritariamente por parte del sector hípico y todas las vertientes vinculadas al deporte y el espectáculo, así como por la industria cárnica y el turismo.

Los caballos, animales tan nobles y cercanos, a la vez tan abusados 

En España tenemos un número indeterminado de équidos (caballos, burros y asnos) ubicados en explotaciones ganaderas, legales o no. Mayoritariamente son caballos que se mantienen muchas veces en condiciones muy lamentables infringiendo las normativas de protección animal.

Tanto desde las organizaciones de protección como desde la ciudadanía, en el transcurso de los últimos años, hemos denunciado multitud de casos en los que los animales han desaparecido o han muerto a causa de la lentitud o la inacción de la administración. Según nuestra experiencia, de los 30 casos que denunciamos en los que la vida de distintos équidos estaba comprometida, y que fueron inspeccionados por agentes de la autoridad quienes levantaron acta por infracciones graves o muy graves de la normativa de bienestar y protección animal, no hubo actuación por parte de la administración competente o, si la hubo, fue tan mínima que provocó reincidencia continuada en el tiempo. Una gran cantidad de actas policiales y denuncias interpuestas que implican maltrato animal quedan por el camino sin recogerse en un expediente sancionador.

Y no solamente eso, sino que en diversas situaciones en las que había que rescatar y mantener a los animales, la administración ha preferido dejarlos en manos del maltratador, a pesar del ofrecimiento de las protectoras de animales.

Shanaan, la yegua que consigue rehabilitar caballos maltratados

Shanaan, es un yegua árabe de 18 años que rescatamos en el municipio de Sant Pere de Vilamajor (provincia de Barcelona) tras sobrevivir durante años en un verdadero infierno. Vivía en la explotación ganadera de una finca ilegal donde se mantenían caballos sin proporcionarles ningún tipo de bienestar ni de atención veterinaria, y con acceso muy precario a alimentación y cobijo. Estuvo sometida a subsistir en las instalaciones insalubres rodeada de restos de potros y otros caballos muertos probablemente de inanición.

Las administraciones competentes no intervinieron durante los casi 15 años que fueron sucediendo estos hechos a pesar de las actas de denuncia abiertas tanto por los agentes de la autoridad de los Mossos de Escuadra, como del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil y de los Agentes Rurales.

FAADA empezó a trabajar el caso interponiendo nuevas denuncias y personándose como parte interesada conjuntamente con la Asociación en Defensa de los Équidos (ADE) y, después de casi dos años de intenso trabajo de presión, facilitando las herramientas a la administración para ejecutar el decomiso y reubicación de los animales, finalmente conseguimos que el Ayuntamiento procediera al decomiso de los animales en octubre de 2016, uno de ellos era Shanaan.

Shanaan llegó al santuario de équidos de la asociación ADE muy traumatizada, con un miedo aterrador que la bloqueaba en su relación con otros caballos y que la hacía huir de cualquier contacto con personas. Shanaan fue madre en el impaso y sus miedos podían provocar que su potro creciera sin saber relacionarse. Nuestra compañera especializada en équidos, Laura Riera, empezó a trabajar con ella para acompañarla en su socialización. El cambio que Shanaan experimentó en el transcurso del tiempo fue espectacular y sirvió para demostrar que, con paciencia, podemos reparar el mal que algunos animales han sufrido como consecuencia de situaciones de maltrato. La yegua recuperó la confianza y perdió sus miedos gracias al trabajo con las terapias de socialización. Ella y su potro Shakar, fueron a vivir a su nuevo hogar con una manada de 4 caballos más, donde disfrutan de un maravilloso padock paradise en el parque natural del Montseny, en Barcelona.

Los caballos, animales tan nobles y cercanos, a la vez tan abusados 

El programa Shanaan es el punto de partida para seguir ayudando a aquellos caballos que en nuestro país están viviendo verdaderos infiernos. Actualmente se encuentra ubicado en el santuario de ADE (provincia de Barcelona), pero pretende servir de modelo que pueda replicarse en otros espacios y cubrir así la gran necesidad de acompañar a los équidos que han sufrido maltrato físico y psíquico a recuperar la confianza en sí mismos y en el ser humano. Desde FAADA invitamos a todas aquellas personas que tengan interés por ayudar a los équidos, bien desde su experiencia profesional, la dedicación de su tiempo o por su sensibilidad, que nos contacten para conocer el programa de cerca, porque nunca es tarde para sanar todo el mal que hemos infringido a los caballos a lo largo de la historia, de hecho se lo debemos.

El programa Shanaan es el punto de partida para seguir ayudando a aquellos caballos que en nuestro país están viviendo verdaderos infiernos

Cambios en la gestión de los équidos por parte de las administraciones públicas

Tras ofrecer nuestra colaboración en cada uno de los casos y como consecuencia de hacer público el mal funcionamiento debido a la falta de definición de sus competencias, la falta de coordinación y de unificación de criterios, el elevado volumen de animales que han muerto por esta inacción y las sanciones irrisorias para la gravedad de los hechos, conseguimos trabajar en los últimos dos años en la elaboración de un protocolo para la gestión de los abandonos o mantenimiento en condiciones inadecuadas de équidos en Catalunya, conjuntamente con el Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Generalitat de Catalunya. También han colaborado activamente expertos de la unidad de equinos del Hospital Clínico Veterinario de la Universidad Autónoma de Barcelona.

El documento se presentó oficialmente a final de 2017 y establece las líneas de actuación a realizar en caso de detección, bien sea por controles oficiales o por denuncias de particulares u otras administraciones, de un équido abandonado, en peligro de vida o en condiciones inadecuadas de bienestar en explotaciones ganaderas o en otras instalaciones no autorizadas para la cría o el mantenimiento de équidos, y fija los mecanismos para una mejor coordinación entre los diferentes agentes implicados.

Así mismo, se concretan las medidas cautelares y de seguimiento del estado de los équidos así como el procedimiento para denunciar aquellas situaciones en que los caballos, burros o asnos, estén en peligro, abandonados o en condiciones inadecuadas. La sección de denuncia está dirigida al ciudadano y facilita herramientas a través de su página web.

Con la aprobación de este protocolo se pretende que casos de maltrato o de reincidencia como los sucedidos no se demoren ni se repitan, y que los diferentes agentes de la administración que intervengan dispongan de una guía para coordinarse tomando las medidas necesarias según la gravedad del caso.

Como complemento a la presentación del documento, se han elaborado jornadas de formación dirigidas a los veterinarios oficiales y a los agentes de la autoridad, y otras CCAA ya han mostrado interés en conocer el protocolo.

faadaAutora: Carla Cornella, presidenta de FAADA

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Publicado en Bueno y Vegano Octubre 2018

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here