De manera oficial, la definición se entienden por mascotas los animales de compañía; una clasificación de una especie no humana como «compañera» que se refiere a la función que el animal humano le ha atribuido, quizá en detrimento de las especies consideradas sólo para la producción de alimento, trabajo, plaga, etc… Pero esta atribución aparentemente privilegiada, no les libra de ser considerados bienes de consumo y ser víctimas del maltrato y la dejadez.

Los animales llamados mascotas

Las mascotas o animales de compañía tradicionalmente comprendían perros y gatos, sin embargo hoy esta definición se ha ampliado a especies diversas, incluyendo a las más exóticas.

La domesticación del perro es más antigua de lo que hasta hace poco los científicos creían, podría haber comenzado hace entre 15.000 y 40.000 años aproximadamente, en el período Paleolítico, por ello, el registro arqueológico conservado es muy escaso y no sabemos nada con exactitud. Lo único que podemos intuir es que en algún momento de la Prehistoria cánidos y humanos empezaron a cultivar una relación. Entonces el perro se convirtió en el mejor amigo del hombre, sin embargo esta amistad devino muy peligrosa para los cánidos.

Los recientes estudios parecen indicar que las actuales razas de perro (canis lupus familiaris) descienden de los mismos ancestros que los lobos (canis lupus) pero también de otras especies de cánidos como el chacal y el coyote. Las estadísticas indican que actualmente existen unos 400 millones de perros en todo el Mundo. Algunos viven muy bien atendidos, no obstante, otros están explotados y maltratados para la caza, la vigilancia, sobreviven como pueden en las calles de las ciudades, viven en refugios esperando una segunda oportunidad o serán exterminados en perreras municipales, esto si antes no han sido desechados por la propia industria que cría animales para la venta… como amigos. Los seres humanos hemos fallado.

Las perreras son centros donde se extermina a los no deseados, si en un período de tiempo determinado nadie les reclama, procederán a darles muerte

La domesticación del gato es más reciente, ligada a la Revolución Neolítica y a la creación de los primeros graneros derivados de los asentamientos estables de agricultores humanos, los almacenamientos de grano atraían en masa a roedores, pero gracias al acercamiento de los gatos pudieron salvarse muchas cosechas. Sin la intervención de estos felinos, quizá, hoy no estaríamos aquí. Los gatos domésticos actuales (Felis Catus) descienden de cinco especies distintas de gatos salvajes, la más cercana de las cuales es el Felis Silvestris Lybica, el gato del desierto del Norte de África. Sin embargo, la domesticación del gato no ha sido completa, los gatos todavía mantienen cierta independencia.

En el mundo de hoy, la industria y el mercado relativo a la mascota mueve grandes cantidades de dinero: comida, higiene, productos veterinarios, juguetes, etc… Este mercado ha crecido todavía más con la incorporación de la moda de las nuevas especies como mascotas: hurones, pájaros, reptiles, anfibios, etc… Muchos de estos animales jamás podrán vivir con dignidad siendo mascotas de un ser humano… pues con nuestro modus vivendi no podemos ofrecerles una vida adecuada a las necesidades de su especie… pero lo que es más triste, el propio animal considerado mascota es una mercancía. La compra venta de animales de especies muy diversas es un gran negocio… por ello, hay que recordar que no debemos comprarlos, sino adoptarlos. Sobre perros, gatos y hurones, sus peores consecuencias son el abandono y la negligencia.

Las protectoras intentan dar refugio a los animales y encontrarles un nuevo hogar

Las protectoras intentan dar refugio a los animales y encontrarles un nuevo hogar. Las perreras son centros donde se extermina a los no deseados, si en un período de tiempo determinado nadie les reclama, procederán a darles muerte. El abandono de especies exóticas ha generado un grave problema ecológico, pues la introducción de fauna alóctona ha conllevado un desequilibrio en los ecosistemas que amenaza la fauna autóctona… es necesario un cambio de paradigma respecto a lo que entendemos como animal de compañía.

Relacionado: Adopción de perros y gatos: la alternativa ética

Autora: Helena Escoda Casas, Activista por los derechos de los Animales
Publicado en Bueno y Vegano Febrero 2018

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí