La definición de un producto vegano es que no contiene ingredientes de origen animal ni podrán haberse obtenido con la intervención de aditivos, enzimas, aromas, perfumes, colorantes o coadyuvantes de origen animal.

cosmética vegana
©Bueno y Vegano. Vivaness 2024

El movimiento vegano se inspira en los movimientos de «no violencia» que ya predicaban algunos filósofos de la antigua Grecia o el budismo. Es un movimiento que quiere evitar a toda costa el sufrimiento y la explotación animal. La cosmética ha sido uno de los sectores que mejor ha representado ese sufrimiento ya que, durante años, los productos se experimentaban en animales vivos. Además, algunos ingredientes se obtenías de animales a los que se mataba por ello. El caso más emblemático es el ámbar gris, sustancia muy apreciada en perfumería que se obtiene de los cachalotes. De aquí surgieron muchos movimientos contrarios a ello entre los que destaca la asociación PETA fundada en 1980 y que impulsó una de las certificaciones más conocidas de cosmética no experimentada en animales, el sello «Cruelty free».

Desde 2013 está prohibido en Europa comercializar cosméticos testados en animales o que contengan ingredientes que lo hayan sido. Por eso parecería que no tiene mucho sentido seguir utilizando sellos referentes a la no experimentación. Las entidades que los promueven argumentan que sus sellos se otorgan a las empresas y que muchas siguen testando para vender en otros países donde se exige. Paradójicamente que un producto sea vegano no quiere decir que no tenga ingredientes de origen petroquímico, muchos de los cuales, suponen un importante impacto sobre los ecosistemas y afectan, indirectamente, a muchas especies de animales.

Por tanto, un sello vegano solo garantiza que no hay ingredientes animales ni de origen animal. Para las personas consumidoras más concienciadas con el bienestar animal no debería ser suficiente. Lo más recomendable sería que optaran por cosmética a la vez certificada como vegana y como econatural. Algunas certificaciones como BioVidaSana y la italiana «Suolo e salute» ofrecen esta opción conjunta.

Solamente por su nombre INCI no se puede saber si su origen es animal o vegetal

Un ejemplo claro de un ingrediente que se podría utilizar en una certificación vegana, pero no en una certificación econatural y vegana es la Synthetic Beeswax, que es un ingrediente petroquímico que simula la composición de la cera de abejas natural. Existen ceras de origen vegetal, como la carnauba, la candelilla y otras, que son las que habría que utilizar para tener ambas certificaciones.

¿Cómo distinguir un ingrediente de origen animal?

Distinguirlos puede parecer fácil ya que los productos cosméticos están obligados a incluir en su etiqueta el listado de ingredientes. Sin embargo, no siempre es fácil distinguir qué ingredientes son de origen animal. Algunos son conocidos y utilizados ancestralmente como productos cosméticos. Es el caso de la miel, la cera de abejas, la leche o la lanolina, que es una cera que se obtiene de la lana. También son conocidos algunos insectos como la cochinilla, de la que tradicionalmente se obtenía el colorante carmín.

Pero hay muchos ingredientes cosméticos que se han obtenido de residuos de la industria cárnica: huesos, pelos, plumas, grasa, tejido conectivo o cartílagos, de ellos se extraen colágeno, elastina, keratina y cualquier ingrediente que pueda derivar de una sustancia grasa. Por ejemplo, un ingrediente de origen animal que hay que saber lo que significa su nombre INCI para identificarlo es el Sodium Tallowate. Es el resultado de saponificar sosa con una grasa animal para hacer jabones. Ahora la mayoría de los jabones se hacen con grasas vegetales, pero todavía existen jabones hechos con grasa animal.

Lo más complicado de verificar son los centenares de ingredientes de la cosmética que se obtienen de materias grasas y éstas pueden ser tanto de origen vegetal como animal. Por desgracia, en el listado de ingredientes, el nombre que se le asigna siguiendo la nomenclatura internacional INCI es idéntico sea cual sea su procedencia.

Hay muchos ejemplos de este tipo de ingredientes. La glicerina, glicerol, gliceril y todos sus derivados, ácidos grasos como el esteárico, oleico o palmítico y todos sus derivados; algunos alcoholes como Myristyl alcohol, Oleic alcohol, Octadecenol, aminoácidos y péptidos; Leticina, ácido hialurónico, Caprylic triglyceride, vitaminas como el retinol o la biotina. También pueden ser de origen animal algunos compuestos usados como agentes de fricción en pastas dentales y que se obtienen de huesos como Calcium phosphate, Monosodium, Dicalcium y Tricalcium phosphate.

cosmética vegana
©Bueno y Vegano. Vivaness 2024, Jabones Beltrán pioneros en cosmética

Un caso curioso es el del ingrediente conocido como Castor Oil, porque puede llevar a confusión. El Castor Oil es aceite de ricino. Su nombre INCI es Ricinus Communis Seed Oil. El nombre INCI Castor Oil se usa para ingredientes con base aceite de ricino y algún otro ingrediente de origen sintético, como el PEG-100 Hydrogenated Castol Oil, que no se podrían utilizar en cosmética natural certificada. Y por otra parte, existe el nombre INCI Castoreum Oil, que sí es de origen animal, pues es una secreción glandular de los castores, que se usa en perfumería, y que no se podría utilizar en cosmética certificada como vegana ni como natural.

Hay dos emolientes muy conocidos: el squalene y el squalane (que deriva del anterior) que pueden proceder de los tiburones; pero también los hay de origen vegetal, procedentes normalmente de las aceitunas, o de otros vegetales como la caña de azúcar. Solamente por su nombre INCI no se puede saber si su origen es animal o vegetal, porque el nombre es igual sea cual sea su origen. De aquí deriva la utilidad de los sellos veganos, ya que la única forma de tener una garantía de que un producto no tiene ingredientes de origen animal es que una entidad experta lo haya revisado previamente y pueda garantizarlo a través de un certificado.

Lo más recomendable sería que optaran por cosmética a la vez certificada como vegana y como econatural

Certificaciones veganas

Hay diferentes sellos de certificaciones veganas que se usan en el mundo. The Vegan Society fue pionera en la certificación de productos veganos y su sello es uno de los más conocidos, especialmente en el sector de la alimentación. Muchas de las normas que se han desarrollado después están inspiradas en ella y básicamente garantizan el cumplimiento de estos cuatro puntos:

  • No se utilizan ingredientes animales ni ingredientes de origen animal.
  • No se realizan ensayos en animales en los ingredientes ni en el producto cosmético terminado.
  • No se utilizan organismos modificados genéticamente que tengan genes animales o sustancias derivadas de animales.
  • Cumplimiento de las normas de higiene para que durante la elaboración no haya contaminación con ingredientes de origen animal.

Pero como hemos comentado anteriormente no son una garantía para el resto de ingredientes y, por tanto, pueden incluir cualquier tipo de ingredientes de origen petroquímico u organismos modificados genéticamente si los genes son de origen vegetal.

Un sello muy conocido y que se usa mucho en Europa últimamente es el sello V- Label, en alimentación y también en cosmética. Este sello es de los más antiguos y está promovido por la Unión Vegetariana Europea. Certifica tanto productos veganos como vegetarianos y, por tanto, no han de confundirse las dos certificaciones pues en la vegetariana se permite el uso de leche, calostro, huevos de gallinas criadas en suelo, miel, cera de abejas, propóleo o grasa de lana, y sus productos derivados.

Otras certificaciones, como BioVidaSana, sí que exigen que la cosmética sea primeramente natural o ecológica. Si además no contiene ingredientes de origen animal, obtiene la categoría de vegana. Por eso, no encontraremos una cosmética vegana con esta certificación que contenga ingredientes de origen petroquímico o ningún tipo de transgénico.

Autoras: Nuria Alonso, Certificación BioVidSana y Montse Escutia, Proyecto Ecoestética

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Marzo 2024