Protector solar

El verano, el Sol, la playa, la montaña… a todos nos gusta disfrutar de la naturaleza y de los rayos solares, pero… ¿cómo elegir un protector solar que cuide de nuestra salud, que sea efectivo y que proteja el medio ambiente?

La OMS (Organización Mundial de la Salud) alertó en el 2012 de los peligros que las benzofenonas,  componentes en muchas cremas solares al encontrarse en filtros ultravioletas, ocasionan a nuestra salud al tratarse de un disruptor endocrino.

Además, últimos estudios medioambientales, han comprobado como los “restos” de los solares que quedan en el mar están contaminando las aguas marinas, destrozando los arrecifes de coral de lugares tan emblemáticos como Australia, pero no sólo eso… esos productos que quedan en el mar (derivados del petróleo, nanopartículas….) son consumidos por los animales marinos.

Los “restos” de los solares que quedan en el mar están contaminando las aguas marinas

Por lo tanto, a la hora de elegir un protector Solar tenemos que tener en cuenta los siguientes conceptos:

  • Filtros químicos: potencialmente peligrosos tal y como nos alerta la OMS. Además de que “tapan” las señales de alarma de nuestro organismo ante la exposición solar y sí que permiten penetrar a determinados rayos ultravioletas.
  • Filtros minerales: provenientes de los minerales, crean una capa protectora sobre la piel que hace que los rayos ultravioleta se reflejen y no penetren. Los más utilizados son el Óxido de Zinc y el Dióxido de Titanio, el problema está en que la crema solar queda muy espesa y algunas industrias los están utilizando en forma de nanopartículas para evitar ese efecto, y ahí tenemos otro problema. Las “nanopartículas” penetran en nuestro organismo siendo capaces de alterar nuestras células.
  • Filtros vegetales: no reconocidos legalmente como protectores solares, lo que sí es cierto que determinados aceites vegetales y/o mantecas tienen entre sus propiedades las de protegernos de los efectos nocivos de los rayos ultravioletas entre ellos, destacaremos:
  • Aceite de Jojoba
  • Aceite de Argán
  • Manteca de Karite
  • Macerado de Zanahoria
  • Aceite de Aguacate
  • Aceite de Algodón
  • Aceite de Espino Amarillo

Sin embargo la protección que podemos alcanzar con los protectores vegetales es para hacer una toma consciente del Sol (ninguno de ellos alcanzaría un SPF superior a 10), es decir, la naturaleza dotó a nuestro organismo con protectores solares naturales como son los melanocitos, que son los responsables de que nuestra piel vaya “tomando color”, pues bien, debemos “alimentar” a los melanocitos con una alimentación sana y equilibrada, en verano fundamentalmente basada en los productos de temporada, frutas y verduras que aportarán a nuestro organismo los antioxidantes, las vitaminas y los minerales suficientes para tener una piel saludable y de manera tópica alimentaremos nuestra piel con aceites vegetales que podemos aplicarnos 30 min antes de ponernos la crema solar y, por supuesto como “aftersun”.

Así que cuando vayamos a elegir un protector solar, busquemos aquellos que contengan filtros minerales sin nanopartículas, que sean respetuosos con el medio ambiente y que sean econaturales certificados.

LOGOECOESTETICAAutora: Yolanda Muñoz del Águila, Coordinadora y profesora de Red Ecoestética
Bueno y Vegano Julio-Agosto 2017

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here