PATROCINADO POR
Amandín. La opción más saludable

Cada vez más profesionales sanitarios reconocen el papel de la nutrición en la prevención y el tratamiento de algunas de las enfermedades crónicas que más afectan a los occidentales. Entre ellas destaca sin duda la diabetes.

¿Qué es la diabetes?

Las personas con diabetes mellitus tienen la glucosa de la sangre (“el azúcar”) elevada. Esto se llama hiperglucemia. La hiperglucemia crónica produce lesiones en los riñones, en la retina, en los nervios y en las arterias, dando lugar a arterioesclerosis y aumentando el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Cuando tenemos la glucosa alta en la sangre nuestro páncreas produce insulina. Esta hormona envía órdenes a los órganos para que capten la glucosa de la sangre y, o bien la usen para obtener energía o bien la transformen en grasa. Hay dos tipos principales de diabetes: diabetes tipo 1 y diabetes tipo 2. En la diabetes tipo 1, que suele comenzar en la infancia, el páncreas no produce suficiente insulina. En la diabetes tipo 2 sí hay insulina, pero los órganos se han hecho resistentes a su acción. El resultado final es el mismo: hiperglucemia.

Hay que tomarse la diabetes muy en serio y realizar cambios en nuestro estilo de vida que eliminen las causas que dieron lugar a esta enfermedad

Aunque hay una predisposición familiar a sufrir diabetes tipo 2, el modo de vida es el factor de riesgo fundamental para desarrollar esta enfermedad. Las personas con sobrepeso u obesidad, las que hacen poco ejercicio físico, y las que llevan una dieta inadecuada son mucho más propensas a desarrollar diabetes tipo 2. Hasta hace un tiempo la diabetes tipo 2 solo se veía en mayores de 50 años. Debido al empeoramiento de la alimentación en occidente y al modo de vida sedentario, esta enfermedad se está viendo en personas cada vez más jóvenes, incluso en adolescentes. Hace 2 años se diagnosticó en una niña estadounidense de tan solo 3 años, la paciente más joven hasta ahora.

La OMS considera a la diabetes como “una de las mayores crisis de salud mundial que afronta el siglo XXI”, responsable directa de más de 3,5 millones de muertes al año.

¿Podemos tratar la diabetes con una dieta vegana?

Alimentación vegana para prevenir la diabetes tipo 2

Multitud de estudios realizados en la última década han mostrado que las personas veganas tienen un 30-50% menos de riesgo de enfermar de diabetes. Uno de los motivos es que los veganos tienen un menor índice de masa corporal (están más delgados). Sin embargo, hay otras razones directamente relacionadas con el tipo de alimentos propios de la dieta vegana. Tanto los cereales integrales, como las legumbres, las verduras, las frutas y los frutos secos han mostrado, de forma independiente, tener capacidad preventiva frente a la diabetes tipo 2. Además, el consumo de carne se ha asociado con un aumento del riesgo de padecer esta enfermedad. Tanto las proteínas animales como las grasas saturadas (presentes mayoritariamente en alimentos de origen animal) aumentan la resistencia a la insulina y elevan el riesgo de diabetes.

La Universidad de Harvard, en un estudio de 20 años de duración que incluyó a más de 200.000 estadounidenses, encontró que aquellos que consumían más alimentos de origen vegetal y menos de origen animal disminuían su riesgo de diabetes en un 20%. Los investigadores dieron un paso más para ver qué grupos de alimentos específicos aumentaban o disminuían el riesgo de diabetes y en base a ello definieron dos patrones de alimentación vegetal: dieta vegetal saludable, que incluye cereales integrales, verduras, frutas, legumbres, frutos secos y semillas y pequeñas cantidades de café o té; y dieta vegetal no saludable, basada principalmente en cereales refinados, patatas, zumos, refrescos, postres y otros alimentos azucarados. Seguir una dieta vegetal saludable disminuía el riesgo de diabetes en un 34%, comparado con seguir una dieta vegetal no saludable o una dieta rica en productos animales.

El mensaje es claro: una dieta vegana bien planificada, basada en cereales integrales, legumbres, frutos secos, semillas, verduras y frutas y pobre en alimentos refinados, azucarados y procesados, es una de las mejores armas de que disponemos para protegernos frente a la diabetes tipo 2.

Alimentación vegana para tratar la diabetes tipo 2

Por supuesto lo mejor es prevenir, pero ¿qué ocurre si ya hemos desarrollado diabetes? ¿Podría el hecho de cambiar a una dieta vegana ayudarnos a controlar mejor esta enfermedad y a prevenir sus complicaciones?

De nuevo la respuesta es afirmativa. Varios estudios recientes han mostrado que en aquellos enfermos de diabetes que inician una dieta vegana rica en hidratos de carbono complejos (cereales integrales, legumbres, verduras) y baja en grasas, los indicadores de diabetes mejoran y la necesidad de medicación disminuye, significativamente más que en pacientes que siguen las recomendaciones nutricionales oficiales para el control de la diabetes.

El papel de las dietas veganas en la reducción de los marcadores de riesgo cardiovascular (colesterol, colesterol-LDL, apolipoproteína B, proteína C reactiva) y en las lesiones de ateroma en las arterias ha sido claramente demostrado en numerosos estudios realizados desde los años 90. Este efecto protector también se ha visto en personas con diabetes. Las personas veganas tienen un 30% menos de mortalidad cardiovascular que las personas no veganas.

En pacientes diabéticos con insuficiencia renal, la sustitución de proteínas animales por proteínas vegetales mejora la función renal y disminuye la mortalidad por complicaciones renales. Algunos estudios sugieren incluso que una dieta vegana podría reducir el dolor, hormigueo y adormecimiento que se producen en las manos y pies de las personas con diabetes como consecuencia de la lesión nerviosa.

¿Qué debo hacer si he sido diagnosticado de diabetes tipo 2?

Si tienes diabetes tipo 2 tu médico te habrá prescrito uno o varios medicamentos para bajar el azúcar. Aunque estos medicamentos son necesarios mientras tengas el azúcar alto y pueden prevenir algunas de las complicaciones de la diabetes, tienen efectos secundarios importantes y a largo plazo no solucionan el problema de fondo. Hay que tomarse la diabetes muy en serio y realizar cambios en nuestro estilo de vida que eliminen las causas que dieron lugar a esta enfermedad. Consulta con un nutricionista con experiencia en dietas veganas y en el manejo de la diabetes. Hacer ejercicio de forma supervisada por un entrenador personal cualificado te puede ayudar, junto con una buena alimentación, a perder el exceso de peso y este es un paso imprescindible en la lucha contra la diabetes. No suspendas ni modifiques los medicamentos anti-diabéticos sin consultarlo con tu médico, ya que puede ser peligroso. A medida que tu azúcar vaya bajando y los indicadores de diabetes mejoren, será tu propio médico el que irá disminuyendo las dosis de tus medicinas, y seguro que le alegrará mucho hacerlo.

  1. http://www.who.int/dg/speeches/2016/obesity-diabetes-disaster/es/
  2. McMacken M, Shah S. A plant-based diet for the prevention and treatment of type 2 diabetes. J Geriatr Cardiol 2017;14:342-354.
  3. Satija A, Bhupathiraju SN, Rimm EB, Spiegelman D, Chiuve SE, Borgi L, Willett WC, Manson JE, Sun Q, Hu FB. Plant-Based Dietary Patterns and Incidence of Type 2 Diabetes in US Men and Women: Results from Three Prospective Cohort Studies. PLoS Med 2016;13:e1002039.

Autora: Miriam Martínez Biarge,  Médico Pediatra, www.mipediatravegetariano.com

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Publicado en Bueno y Vegano Mayo 2018

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here